Brexit y la unión hegemónica JANAM


El debilitamiento de la política británica ante la Unión Europea pude significar el debilitamiento de la unión hegemónica JANAM (JudeoAngloAmericana), así lo ve el comentarista Ranzy Baroud, columnista internacional en un artículo publicado en el blog CounterPounch el 30 de … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , | Deja un comentario

Los nuevos desarrollos en el análisis de la crisis del capitalismo


La concentración del capital y el comportamiento ineficiente e ineficaz del capitalismo

–Sergio Reuben-Soto–

     En una entrada de este Blog Escudrojo del 2 de diciembre del 2015, con motivo de una entrevista hecha por Martín Guzmán a Joseph Stiglitz, y en una entrada del 27 de marzo de este año principalmente, pero en muchas otras entradas anteriores, se ha planteado y sustentado la idea fuerza de que la crisis económica contemporánea se origina en la desigualdad y en el altísimo grado de concentración y centralización del capital en las economías.

     En la primera entrada señalada, se hizo el esfuerzo por ver, en breve perspectiva temporal, el desarrollo del enfoque de Stiglitz sobre la crisis de los Estados Unidos y de la economía global en general. Y en la segunda se subrayó el reconocimiento hecho por una revista conservadora como es The Economist, sobre los datos elaborados por McKinsey & Co., de la estructura de propiedad del capital altamente concentrada que existe en los Estados Unidos.

     Hacíamos ver en esos comentarios cómo la propuesta teórica que habíamos elaborado en sendos artículos publicados en la Revista de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica en el 2008 y 2012, iba adquiriendo verosimilitud con los estudios empíricos más recientes, como por la evolución de las perspectivas de economistas academicamente reconocidos.

     El problema de la desigualdad del ingreso, no solo como factor de la demanda agregada propuesta por el keynesianismo como determinante de crisis por subconsumo, sino también el problema del desarrollo desproporcionado y desigual de la acumulación de capital determinante de una estructura productiva y de consumo desatentas de las necesidades sociales, creaban condiciones propicias para el rompimiento del proceso de acumulación de capital o del crecimiento. Problemas de desproporción que incidían en la capacidad de la organización capitalista de resolver eficiente y eficazmente el reto de la producción y de la distribución social.

     Y el alto grado de concentración del capital (u oligo-monopolización) que experimentan las economías nacionales, se propuso como el origen de esa desigualdad y de la consolidación de una estructura productiva y de consumo desintegrada de las necesidades sociales comunes propiamente dichas. Surgían así, pues, condiciones estructurales inclinadas claramente hacia el rompimiento del proceso de crecimiento y acumulación de capital que explicaban la crisis. Y al comportamiento ineficiente e ineficaz del sistema económico de la sociedad fundado en el capital.

     En el comentario que hicimos a la entrevista hecha por Guzmán a Stiglitz señalábamos lo siguiente cuando urgíamos al lector y a la lectora a ir más allá de los señalado por este último:

“Los pasos que tendría que dar son, primero, entender que el capital, como propiedad privada de los medios de producción, en el marco del proceso de su acumulación, engendra dentro del mercado entornos favorables para una distribución desigual del excedente de explotación entre las empresas de un mismo ramo, y, con ello, las condiciones para el surgimiento de situaciones de dominación del mercado por las empresas líderes y los ramos o sectores líderes. (2)  De esta manera, la misma razón de ser del capital define un ambiente que va inhabilitando el fundamento sobre el que se basa el sistema de distribución de los recursos sociales; el mercado propiamente dicho.

Y, en segundo lugar, tendría que aceptar que en tales contextos, los mecanismos contra cíclicos -en el sentido verdadero de contrarrestar los efectos concentradores y centralizadores del capital- van perdiendo fuerza como reguladores de esas tendencias, tanto los mecanismos del sistema económico tal como la competencia, como los políticos, por medio del control del Estado y sus agencias…, hasta generar condiciones estructurales francamente proclives al desequilibrio del proceso de acumulación o, desde el punto de vista neoclásico, del crecimiento económico, y el consecuente surgimiento de la crisis.”

     Pues bien, en un reciente artículo publicado en Project Syndicate el 24 de mayo de este año, Stiglitz adelanta su análisis sobre el comportamiento del capitalismo contemporáneo, justamente reconociendo el papel del alto grado de acumulación del capital en forma de monopolios, oligopolios, monopsonios, etc., de las actuales economías.

     Para nosotros es motivo de alegría ver cómo nuestra perspectiva teórica propuesta recién comenzando la crisis, se ha venido confirmando, como se decía antes, con los estudios empíricos nuevos y con el avance del análisis de la crisis que se hace desde los centros de investigación de los países centrales.

Publicado en Crisis del capitalismo, Economía de las Transnacionales, Economía global | 1 Comentario

Las bolsas no son las culpables, ellas son sólo un instrumento


Wall Street no es la causa, hay que buscar la apropiación democrática y popular de los recursos para la inversión.

 

-Servio Escudrojo-

WallStreet.png

En estos dos últimos años se ha instalado una campaña contra Wall Street y el comportamiento angurriento de las corporaciones que constituyen a ese sector de la economía de los Estados Unidos.  Esa campaña busca señalar cómo las decisiones que se toman entre sus miembros están conducidas fundamentalmente por la codicia; por la necesidad de aumentar hasta límites inadmisibles los beneficios obtenidos de su actividad económica.  Wall Street se ha convertido, así, en el origen de todos los males que padece la economía norteamericana y, por extensión y control, de toda la actividad económica mundial.

No son pocos, ni desconocidos los que han comenzado a presentar esta imagen de lo que podríamos llamar el walestritismo (o bolsismo, o lonjismo), como un comportamiento indebido no sólo para el desempeño económico de una nación, sino también para el bienestar general de los pueblos.  Y esa cruzada de desprestigio encuentra tierra fértil, en la campaña preuno.pngsidencial de los Estados Unidos, cuando el candidato por el partido demócrata Bernie Sanders enfoca su discurso electoral en la crítica de las corporaciones inscritas en Wall Street, la lonja accionaria más grande del mundo  y, desdes ahí, jóvenes e instruidas, marginados por las relaciones de reparto de la riqueza social, excluidas por su raza u origen, etc., levantan sus voces contra las prácticas y actividades en esos mercados, que resultan en el beneficio de unos cuantos y no de los intereses generales de la comunidad.  Se levanta el clamor contra el lonjismo y la conducción de la agenda política de ese país por los intereses de las grandes corporaciones regida por los dictados de la Bolsa de Nueva York.

De acuerdo con el escolasticismo económico (o neoliberalismo), las bolsas o mercados accionarios son instrumentos que permiten la más adecuada distribución de los capitales entre los ramos y empresas que los requieren, para así obtener el uso más eficaz de esos capitales.  Sin embargo, el desarrollo mismo de la acumulación de capital ha convertido a esos mercados en foros cerrados en los que se privilegian esas prácticas y actividades lesivas a los intereses generales de la comunidad.  Ahora bien, cuando se ve tras la lente de la economía política al lonjismo, éste puede comprenderse como el resultado de la naturaleza misma de las relaciones que rigen la actividad económica en el capitalismo y no, como se señala, de una especie de codicia o voracidad de los gerentes, administradores o dueños de las corporaciones que conforman al mercado. (Otras entradas en este Blog Escudrojo completan esta idea 1, 2, 3, entre otras).

Las relaciones capitalistas se orientan inevitablemente hacia la maximización de la ganancia o hacia las mejores tasas de rendimiento del capital invertido y esta orientación impone un compromiso por crear las mejores condiciones para reducirdos el riesgo por el capital invertido y asegurar la ganancia creciente esperada.  Mas estas condiciones se generan preferentemente por medio del control relativo de los mercados en que se compite y con el manejo de sus costos y precios.  La concentración y centralizzación del capital crea precisamente esas condicones.  Este es un aporte importante de la economía política a la compresión del capitalismo contemporáneo.

Así, en las lonjas accionarias o bolsas, las empresas con mejores rendimientos son las que pueden captar recursos para su crecimiento y desarrollo, pero éstas, sin embargo, no son ya, necesariamente, las empresas que las necesidades sociales requieren que crezcan o se desarrollen, sino que son las que mejor han sabido “gestionar” sus habilidades para ejercer dominio sobre sus mercados y sus precios.  La distorsión, como podrá comprender nuestra lectora o nuestro lector, engendra una distribución perversa de los recursos sociales, fortaleciendo una tendencia hacia la concentración del capital y la riqueza producido por éste, y el abandono de empresas y hasta sectores que se ven discriminados por la atracción de recursos hacia las empresas con mayores rendimientos…

Finalmente, para no alargar más esta exposición, el control de las longas y bolsas por parte del gobierno ─como propone Sanders con regulaciones sobre su funcionamiento, o impuestos sobre sus ganancias─, apenas logrará ciertas mejorías en la distribución de los recursos sociales disponibles, incluso, seguramente, a unos costos económicos y sociales altos, pero el mecanismo interno definido por las relaciones de producción capitalistas, queda indemne.tres

La única forma de reducir y finalmente eliminar el impacto negativo de la relación capitalista en la conducción de la creación y distribución del producto social de una nación, es desarrollando las condiciones necesarias para orientar los recursos sociales disponibles hacia las necesidades sociales por medio de la apropiación popular y democrática de su inversión, y no por medio de la apropiación privada de esos recursos y la lógica perversa de la maximización de la ganancia.

 

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

Seis razones por las que refutar el editorial de La Nación de hoy


 -Servio Escudrojo-   El editorial de La Nación del 5 de abril, está claramente dirigido a desacreditar las publicaciones del Semanario Universidad sobre los Papeles Panamá (Panama Papers) y el principal argumento para eso es que, al citar una serie … Seguir leyendo

Galería | 2 comentarios

La economía norteamericana y la teoría económica


monopolios

Una lección de empirismo y de reconocimiento de errores

-Sergio Reuben Soto-

En sendos artículos en la edición en línea del 26 de marzo de este año, The Economist, una de las revistas más influyentes en el perio­dismo económico conservador, ha reconocido la existencia de una es­tructura productiva altamente concentrada (oligopolizada o monopoli­zada) en los Estados Unidos de América(1), (2). El “hallazgo” quizá no sea sor­prendente para algunos de los lectores y lectoras del Blog Escudrojo, que hubieran podido reconocer algunos efectos de esta condición por inferencia. Lo que es sorprendente es el reconocimiento por esa revista de un hecho que tiene implicaciones muy serias en el funcionamiento económico de una sociedad.

Los síntomas y sus causas

Ciertamente, los estudios realizados por varios investigadores e institutos académicos, habían venido acumulando evidencia empírica en esa dirección, que difícilmente podía haber sido ignorada (no obs­tante que muchas veces sea arduo divulgarla por las desviaciones natu­rales de los medios de divulgación científica y de comunicación masiva). Un estudio realizado el año pasado por la firma McKinsey & Co. Ha servido para que The Economist tenga que aceptar una realidad que los síntomas del funcionamiento de la economía norteamericana venían denunciado.

No nos cabe duda por demás, que tales síntomas, como la cre­ciente (e imparable) desigualdad en la distribución del ingreso nacional que muestra esa economía, su largo y lento regreso a las condiciones de normalidad que debieran reducir los efectos sociales acumulados por la crisis del 2008-2010, su deterioro infraestructural, o su pérdida de competitividad a escala global, entre otros, han consti­tuido efectos que la busca de su origen o explicación ha requerido aceptar que hay un problema estructural. (Recientemente, Didier J., 2015, DidierJ-extreme-wealth-is-not-merited-241115-en ha publicado un estudio donde señala el origen de la “renta” de los “Multimillonarios Forbs” y encuentra cinco factores principales: entre ellos la monopolización, oligopolización de la economía).  Y por tanto,  que ellos no son simple­mente el resultado de una coyuntura especial del sistema, de Minolta DSCla codicia de algunos banqueros, o de la mayor o menor intervención del Estado en la economía…

Mas una estructura económica altamente oligopolizada, monopoliza­da, no sólo tiene consecuencias muy serias en el funcionamiento de una sociedad, sino que, desde el punto de vista de la teoría económica esco­lástica o convencional, no puede existir. De manera que la aceptación del hecho implica no sólo reconocer que la economía norteamericana no es paradigmática –como algunos economistas quisieran que fuera, sino que su mera existencia real pone en entredicho los fundamentos de la misma teoría econó­mica. Véase por ejemplo en este Blog (3).

Las consecuencias de aceptar el origen de los síntomas

La constatación de un proceso de concentración de capital y la consecuente centralización de éste (en el sentido de su apropiación por menos personas), tiene varias consecuencias económicas, sociales y polí­ticas, como de alguna manera es reconocido en el artículo de marras.

Sólo para mencionar las principales: En el plano económico im­pone una distribución desequilibrada del ingreso nacional y, por tanto, del excedente social generado en el proceso productivo y distributivo. Y no es sólo entre dueños del capital y trabajadores, es también entre sec­tores o ramos de la economía y entre empresas. Las empresas dominan­tes en sus ramos se apropian de mayores recursos dispuestos por la dis­tribución, de los que les corresponden en función de las necesidades sociales. Y de esta manera sus dueños tienen mayores capacidades y oportunidades de usar esos recursos según sus necesidades e intereses. La imposición de ciertas cuotas de ganancia para las inversiones que establecen las grandes corporaciones y los grandes fondos de inversión, elevan inevitablemen

CENTRAL PARK WEST AND 64TH STREET, NEW YORK, UNITED STATES - 2015/04/15: Unions mobilize for the fight for 15 and the right to unionize without retaliation from the companies they work for which has become an even bigger issue in New York over the last few years. (Photo by Mark Apollo/Pacific Press/LightRocket via Getty Images)

CENTRAL PARK WEST AND 64TH STREET, NEW YORK, UNITED STATES – 2015/04/15

te la tasa media de ganancia del sistema, haciendo virtualmente imposible para las nuevas empresas, para las pequeñas y medianas firmas, competir por recursos en el mercado.

En el plano social está claro que esta concentración y centraliza­ción de la propiedad del capital impone una distribución indebida del ingreso socialmente generado. El poder de mercado y negociación que ellas implican, precisamente con las personas que necesitan recu­rrir a los medios de trabajo de que disponen los dueños del capital con­centrado, los capacitan, a estos dueños, para ejercer un dominio sobre los salarios. Esto es, visto de manera agregada, su capacidad de determinar, según sus intereses, la parte del ingreso nacional que le toca a todos los asalariados. Como lo demostró Pasinetti (1962), el ingreso global del trabajo depende de la variable salario; pero ésta, a su vez, depende de la tasa de ganancia media que defina la valorización del capital; y esta depende del criterio (y de los intereses) de los dueños de éste. En este ámbito, pues, no hay “mercado libre”, es cierto que cerca del pleno empleo la tendencia de los salarios es la de subir; pero esto no significa que éstos estén valorando la contribución precisa del trabajo al crecimiento de la riqueza social…, que como factor, el trabajo esté recibiendo la remuneración correspondiente a su contribución. Así, el explícito reconocimiento en el artículo, de que la desigualdad que muestra el sistema, y hasta el débil crecimiento; puedan tener como uno de los factores la caída en la tasa de sindicalización de los trabajadores norteamericanos y la caída de su capacidad de negociación ante las corporaciones.

Y, finalmente, en el plano político, ya se sabe la influencia notable y totalLobingabrumadora que han llegado a tener a escala federal, los complejo corporativos de las farmacéuticas, de los productores de armamentos, de las comunicaciones, del Internet, de las finanzas, entre otros, y según las condiciones de cada estado, a escala estatal las firmas y empresas con poder sobre el empleo y el bienestar del respectivo estado. No es pues caprichosa la denuncia que ha venido haciendo el aspirante a la candidatura demócrata, el senador Bernie Sanders, con relación al efecto antidemocrático y corruptor que tiene el financiamiento de las campañas políticas por los grandes trust industriales y los intereses de los más acaudalados.

Breve conclusión

Este artículo, y el reconocimiento que en él se hace de las contradicciones del sistema económico capitalista por una revista altamente conservadora como el The Economist, son el resultado de por lo menos cinco situaciones: 1.- la lenta e incierta recuperación después de la ruptura económica a finales del 2008, 2.- La extensión de esa situación a todo el globo, 3.- el descontento social en las sociedades regidas por las relaciones capitalistas, 4.- la necesidad perentoria de buscar soluciones a estas situaciones, 5.- las denuncias políticas del des-orden generado y 6.- las denuncias sobre las consecuencias climáticas que el orden fundado en la valorización del capital está generando.

No nos cabe duda que los esfuerzos que se hagan desde los distintos sectores políticos y sociales por remediar lo efectos de la acumulación de capital como eje ordenador de la producción y distribución social, pasan en la actualidad por la ampliación de las medidas reguladoras de la distribución del ingreso social y de medidas orientadoras y organizadoras de la inversión de los recursos sociales disponibles; medidas que tendrán que ser de naturaleza estatal por ser el Estado el ente mejor capacitado del actual ordenamiento legal, para administrar la voluntad popular y el poder público democráticamente regentado.

quasiSin embargo no podemos dejar de mencionar, que el desarrollo de las técnicas de la computación, del ordenamiento de la información, del manejo de grandes bases de datos, de la comunicación interactiva, del transporte, de la robótica entre las principales, han creado un nuevo piso tecnológico sobre el cual ya se pueden comenzar a construir relaciones de producción novedosas que eliminen o reduzcan las contradicciones que el capital, como propiedad privada de los medios de producción y trabajo, ha generado en sus últimas expresiones engendrando un estado de inestabilidad social, económica y política en las naciones.  Nuevas condiciones de producción que abran paso al surgimiento de relaciones sociales más equitativas, más solidarias, mas equilibradas  y más conscientes del costo ambiental.

Publicado en Crisis del capitalismo, Desinformación de Medios, Economía de las Transnacionales, Economía global, Soluciones a la crisis | Etiquetado , , | Deja un comentario

Unos datos reveladores del gasto público


Unos datos reveladores

Sergio Reuben Soto

Según el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial, Costa Rica se encuentra en el séptimo puesto en América Latina en recaudación fiscal, en proporción al PIB, (barra azul) y con un porcentaje muy por debajo de la media de los países de la OCDE (barra oscura). Y en cuanto a los impuestos a ingresos y gastos y a bienes y servicios, en un relegado decimosexto puesto en la región… (datos tomados del BID, http://www.latameconomy.org/es/revenue-statistics/). Y esta parece haber sido la tónica del país en los últimos años.CR-MarcoTributacAmLat

Si nosotros por otro lado, comparamos la posición de Costa Rica con respecto al Índice de Desempeño Ambiental (Environmental Performance Index, EPI), desarrollado por la Universidad de Yale, la encontramos en el 2012, en la quinta posición mundial (mientras Colombia el siguiente país latinoamericano, se encuentra en posición 27).

Índice de Desempeño Ambiental Mundial

País 2006 2008 2010 2012
Costa Rica 15 5 3 5
Colombia 17 9 10 27

Fhuttepnst:e//: eWs.iwkiipkeipdeiad,i a .org/wiki/%C3%8Dndice_de_Desempe%C3%B1o_Ambiental

Si bien en los siguientes años el país desciende en la escala debido a modificaciones en el índice, y el ingreso de nuevos países, Costa Rica se mantiene a la cabeza del subcontinente americano.

Asimismo, Costa Rica se encuentra en el sexto lugar de América Latina en el Índice de Desarrollo Humano sólo superada por Cuba, Panamá, Uruguay, Chile y Argentina (2015), la mayoría con niveles de recaudación mucho mayores.

Finalmente, en la última valoración hecha por el World Economic Forum, una de las instituciones más influyentes en la economía global, Costa Rica, junto con Latvia y Finlandia, se encuentra en la tercera (3°) posición mundial en producción de energía renovable…

ListadoEnergíaRenovable            Esto quiere decir que mientras Costa Rica recibe ingresos fiscales que la ubican entre el séptimo y decimosexto puesto en América Latina, el país ha logrado posicionarse entre los seis primeros puestos de la Región en el Índice de Desarrollo Humano y muy por encima de todos los países latinoamericanos en el Índice de Desempeño Ambiental (5to. lugar mundial) y producción de energía renovable (3° lugar mundial)

¿Y a qué tipo de gasto o inversión cree el lector, o la lectora, que se debe este comportamiento exitoso?

Se ha dicho hasta la saciedad que de la inversión pública no se puede espera rendimientos semejantes a los financieros. La eficiencia y la eficacia del gasto público no pueden ser medidas por las tasas financieras de retorno. Es cierto que algunas inversiones publicas influyen directamente en variables económicas que determinan el comportamiento del Producto Interno Bruto en forma inmediata, pero se comprenderá fácilmente también que estas inversiones transforman estructuras sociales, políticas y culturales que constituyen el sustrato sobre el que se erige la cohesión social, el ordenamiento jurídico, y, en general, el conjunto de costumbres que hacen de un puñado de individos, un grupo capaz de alcanzar objetivos de envergadura nacional, y de ser reconocido como tal dentro del orden internacional de naciones.

Costa Rica ha logrado posiciones muy altas en esos campos, a escala Regional y mundial; y lo ha logrado con recursos relativamente menores que muchas naciones. Y esto significa que ese gasto público se ha utilizado no solo eficazmente, sino también eficientemente. Nuestro Estado, nuestras instituciones públicas han alcanzado metas substancialmente altas con recursos escasos, de acuerdo con los patrones internacionales.

Comprobar esta realidad es algo que nos debe hacer pensar ahora que las coyunturas social y económica nos señalan la necesidad de recaudar mayores recursos, para hacerle frente a los retos que presenta la situación del país y su presencia y reconocimiento en el concierto de las naciones.

Algunos partidos políticos, algunos diputados, ya por veleidad, ya por ignorancia, ya por cálculo político, no están a la altura del legado que nuestro pueblo ha venido dejando en ese concierto internacional de naciones, y no quieren reconocer la capacidad que ha mostrado el aparato estatal del país para gestionar eso recursos, y la necesidad de ellos para mantenernos como sociedad del siglo XXI.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

Los números de 2015


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 3.300 veces en 2015. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 55 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

Capital monopolista y crisis contemporánea


Un comentario a una reciente entrevista a Joseph Stiglitz

 

Sergio Reuben Soto

 

La entrevista de Martín Guzmán a Joseph Stiglitz, publicada por Tomás Luckin el 21 el noviembre de este año, en “Página 12”, merece un comentario que voy a hacer enseguida:

            Debo decir ante todo, que he venido siguiendo con cierto detenimiento la evolución de la perspectiva del sistema económico y de la Economía de Joseph Stiglitz, visión que comienza a radicalizarse después de la crisis económica que se desata en octubre de 2008.

            Sus primeros intentos por explicar dicha crisis se ubican fundamentalmente dentro de la corriente central (main streem); esto es, el problema surgió como resultado de un mal funcionamiento del sistema financiero.  Conviene distinguir aquí, no obstante lo anterior, que en la postura de Stiglitz se calificó y acentuó este mal funcionamiento en la codicia de los banqueros, lo que implica cierta crítica del sistema, porque implícita se encuentra la incapacidad denotada por éste de regular un comportamiento de ciertos actores, negativo para el buen funcionamiento del sistema general.  La mayoría de los economistas explicaron la crisis y aún lo hacen algunos, apelando a un comportamiento equivocado en el cálculo de los riesgos implicados en los títulos chatarra que el sistema financiero distribuyó a diestro y siniestro (1), trasladando así el problema sistémico al del error humano.

            El siguiente paso en la dirección de una crítica fundada del sistema económico que da Stiglitz es el de retomar sus planteamientos que le valieron el Premio Nobel de economía en el 2001 sobre las debilidades del funcionamiento del mercado por asimetrías de información.  Sus trabajos sobre las limitaciones de los mercados y sus consecuencias, que se ubican en la rama general de estudio de los mercados imperfectos, le sirven ahora para observa la crisis contemporánea como el resultado del surgimiento de creciente imperfecciones del mercado, originadas en una distribución desigual de la información y de la fuerza de mercado de las grandes empresas, que da pie, esta desigualdad, al rompimiento del funcionamiento equilibrado del sistema.  Y sigue Stiglitz, por tanto, la necesidad de una intervención ya no acotada y coyuntural del Estado, sino de una presencia permanente de éste en la regulación de las tendencias.

            Es un paso importante; sin embargo, es una crítica que no alcanza al corazón del sistema, como trataré de explicar enseguida.  Las imperfecciones del mercado son vistas, si bien sí como debilidades del sistema, en última instancia como lunares del sistema, que entraban el buen funcionamiento de éste.  Hay en el fondo, la expectativa de que con medidas que regulen el surgimiento de estas imperfecciones, tales como una regulación o reforma del sistema de información de mercado, o y del sistema financiero, etc., el sistema capitalista puede funcionar eficaz y eficientemente.

            Finalmente, según esta mi perspectiva, Stiglitz arremete contra las grandes empresas, particularmente las transnacionales -de cierta manera aquí empareja con su colega Krugman- al ver en ellas una fuente de corrupción de las reglas del mercado y de creación de condiciones de inestabilidad del equilibrio del sistema económico, además de corrupción política por medio del poder económico en los círculos del poder.

            Del chivo expiatorio del sistema financiero, de los errores de los traders , y de la codicia de los banqueros, Stiglitz ha alcanzado una visión que asume ciertos elementos centrales de la crítica de los fundamentos del sistema capitalista hecha por la Economía Política.

            ¿No se le puede pedir más?

            Los pasos que tendría que dar son, primero, entender que el capital, como propiedad privada de los medios de producción, en el marco del proceso de su acumulación, engendra dentro del mercado entornos favorables para una distribución desigual del excedente de explotación entre las empresas de un mismo ramo, y, con ello, las condiciones para el surgimiento de situaciones de dominación del mercado por las empresas líderes y los ramos o sectores líderes. (2)  De esta manera, la misma razón de ser del capital define un ambiente que va inhabilitando el fundamento sobre el que se basa el sistema de distribución de los recursos sociales; el mercado propiamente dicho.

            Y, en segundo lugar, tendría que aceptar que en tales contextos, los mecanismos contra cíclicos -en el sentido verdadero de contrarrestar los efectos concentradores y centralizadores del capital- van perdiendo fuerza como reguladores de esas tendencias, tanto los mecanismos del sistema económico tal como la competencia, como los políticos, por medio del control del Estado y sus agencias…, hasta generar condiciones estructurales francamente proclives al desequilibrio del proceso de acumulación o, desde el punto de vista neoclásico, del crecimiento económico, y el consecuente surgimiento de la crisis.

            En esta etapa del capitalismo monopólico la contradicción “clásica” de la tendencia a la reducción de la tasa de ganancia parece haberse trasladado como una consecuencia estructural, a la desigual distribución de los recursos sociales en razón de las necesidades reales, coyunturales, históricas de los pueblos.  Esto es, a una distribución ineficaz de tales recursos en función de tales necesidades, y en un uso ineficiente de tales recursos y de los excedentes sociales generados. (3)

 

Notas

(1).- Puede verse el conjunto de artículos en Blog Escudrojo http://bit.ly/1RnIPUv

(2).- Reuben, Sergio, “La crisis económica actual una visión desde la Economía Política“, Revista de Ciencias Económicas, Vol.26, N°2, 2008

(3).- Reuben, Sergio, “Fundamentos hipotéticos para investigar la crisis económica contemporánea“, Revista de Ciencias Económicas, Vol. 30 N°2, 2012

(4).- También puede verse https://escudrojo.wordpress.com/?s=Stiglitz

 

Publicado en Desinformación de Medios | 1 Comentario

Un paso adelante en la reestructuración de las deudas soberanas


Hemos venido señalando en este Blog Escudrojo la necesidad que tiene el sistema financiero internacional de establecer reglas justas y claras con relación a los procedimientos con que los acreedorees internacionales pueden cobrar las deudas soberanas. Véase https://escudrojo.wordpress.com/?s=Deuda+soberana

En esta entrada divulgamos un artículo de Siglitz y Guzmán en el que exponen generalidades de los acuerdos tomados por las Naciones Unidas sobre este tema.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

¿Se apropia REPRETEL del Canal 9?

Esta galería contiene 1 foto


Denuncia sobre la concentración de medios de comunicación en Costa Rica   En un comunicado de prensa conjunto, el Movimiento Social por el Derecho a la Comunicación y la Red de Medios e Iniciativas de Comunicación Alternativa ponen en autos … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario