Elecciones en Costa Rica


 ¡Ganó el deseo por el cambio!

Servio Escudrojo

La crítica al funcionamiento del estado, en una sociedad incapaz de resolverle las necesidades creadas por ella misma al ciudadano, es un arma política poderosa. ¿Podrá la crítica populista formular una propuesta viable que produzca un cambio de cosas con un estado mínimo, que minimice ese descontento acumulado?

Nosostros creemos que no.  Como se ha venido planteando en muchas de la entradas en este Blog Escudrojo, la contradicción principal del sistema, el acrecentamiento desbocado de la acumulación y centralización del capital genera condiciones para que los equilibrios macroeconómicos alcanzados no sean los más eficientes, tanto en términos económicos como sociales.  Pero desconocemos los límites de la tolerancia y de la adaptabilidad social a las dificultades y a las desigualdades.  -Creemos que parte del trabajo político de liberación popular debe ser acuciar esa intolerancia hacia las injusticias, señalar los peligros ecológicos que implica el desarrollo de capitalismo corporativo contemporáneo, etc.  Esas advertencias las han venido haciendo buena parte de los movimientos contestarios del orden actual, pero no han sido lo suficientemente convincentes y no se les ha reconocido con los medios para hacerlos parte central del debate político-.   Es una fase de ese proceso de demonización de las ideas socialistas en que, por miedo o incapacidad, la élite gobernante prefirió recurrir a ese expediente charlatanezco para combatirlas.

Así, se puede llegar a la conclusión de que la pobreza de nuestra cultura política se debe a la erradicación del pensamiento de izquierda y su crítica al orden establecido, que el conservadurismo de la élite en el poder ha propiciado en el seno del debate político nacional.

La posibilidad de formular, discutir y divulgar propuestas de política con base socialista, sin que sean vilipendiadas y convertidas en hazmerreir popular con argumentos políticamente pobres, sensacionalistas y vulgares, ha creado un vacío discursivo que ha empobrecido el debate, dejando sólo la posibilidad de propuestas unidimensionales, secas, sin alma combativa, prácticamente sin contradicciones revitalizantes de la imaginación y el ingenio humano.

La situación electoral insulsa que hemos vivido es producto del cercenado del discurso político nacional del pensamiento socialista, de la crítica marxista de la sociedad burguesa.

Independientemente de los errores políticos de los partidos y movimientos de izquierda, la incapacidad de los grupos dominantes, ya por pereza intelectual, ya por incapacidad, de construir un debate de altura con aquellos, y entonces  vulgarizar y ridiculizar con tintes mucha veces triviales, absurdos y hasta religiosos, las propuestas de sus críticos, ha generado un debate vacío, un ambiente político estéril, sin espíritu, acrítico, dominado por dogmas, y sin opciones estimulantes a la inteligencia.

Asignarle al Estado generado por el capitalismo corporativo (institucionalidad creada para solventar los efectos deletéreos en las condiciones de la vida colectiva de sus ciudadanos generadas por el mismo capitalismo) las falencias y yerros en esas condiciones de la realidad social contemporánea, sólo muestra el desconocimiento de los orígenes estructurales de las deficiencias.

Es por eso, que nosotros pensamos que el populismo como crítica a la institucionalidad existente con su estatus quo social y político -incluyendo sus facetas inevitables de la corrupción-, es incapaz de proponer soluciones viables y eficaces a las demandas reales de los pueblos.  Sus gobiernos sólo logran crear expectativas que finalmente se ven incumplidas, creando una espiral de insatisfacciones y un acerbo creciente de aspiraciones inalcanzadas e inalcanzables.

Para revitalizar nuestra cultura política es necesario exigir un debate de altura entre los defensores de la organización social burguesa y sus críticos del socialismo y sus nuevas corrientes, sin que estos últimos sean arrastrados al circo mediático de la desinformación y la caricatura.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

¿QUIÉN PAGA LA MUSICA MANDA EL BAILE?


Una contribución para el Blog Escudrojo de Rodolfo Ulloa

Suele decirse que en política electoral es así. Es decir, hay grupos empresariales que financian una o varias candidaturas presidenciales, uno o varios partidos políticos, con el fin de asegurar una conducción de los asuntos de gobierno que favorezca sus intereses. No solo se trata de asegurar contrataciones con entidades del estado, que las hay y bastantes, sino sobre todo de la orientación general, del modelo económico que se impulsa, de la definición de políticas públicas en el poder ejecutivo o de la dirección de los proyectos de ley en la Asamblea Legislativa.


Tabla 1

Costa Rica: DETALLE DE CONTRIBUCIONES DEL CICLO ELECTORAL PRESIDENCIAL 2020-2022

PERIODO COMPRENDIDO ENTRE EL 19 DE MARZO DE 2020 Y EL 31 DE DICIEMBRE DE 2021, REPORTE GENERADO POR EL TSE EL 28 DE ENERO DE 2021 más DETALLE DE CERTIFICADOS SEGÚN ESTADOS INTERMEDIOS DE LOS PARTIDOS, DE OCTUBRE 2021 A ENERO 2022

DONACIONES PLN (José María Figueres)
Esquivel Volio, Alberto y Mario, ₡45 000 000,00 y ₡15 925 000,00, para una suma de ₡60 925 000,00.
Oller Alpires Jorge, ₡60 300 000,00.
Figueres Olsen José María, ₡56 500 000,00.
Álvarez Desanti Antonio, ₡44 000 000,00.
Fachler Gruspan Moisés, ₡32 475 000,00.
Uribe Sáenz Carlos Manuel, ₡31 000 000,00.
Batalla Esquivel, Fernando y Tomás, ₡12 716 100,00 y ₡9 115 000,00, para una suma de ₡21 831 100,00.
Federspiel Pinto Roberto, ₡17 301 000,00.
Esquivel Echandi Alfredo, ₡17 000 000,00.
PRESTAMO BANCARIO
Banco BCT,₡ 2 650 000 000,00.

DONACIONES PPSD (Rodrigo Chaves).
Loeb Casanova Jack Frederick, ₡44 399 387,00.
Chaves Robles Rodrigo, ₡26 052 219,00. Candidato presidencial.
Jiménez Chavarría Bernal, ₡6 000 000,00.
CERTIFICADOS
Quesada Gutiérrez Erick, ₡167 000 000,00
Chaves Zamora, José Pablo y Calixto, ₡64 000 000,00 y ₡55 800 000,00, para un total de ₡119 800 000,00.
Jiménez Chavarría Bernal, ₡43 000 000,00.
Rodríguez Ortíz Randall, ₡34 000 000,00.
Esquivel Tessoni Massimo, ₡33 000 000,00.
JIamyu Zhen Li, ₡25 000 000,00. Empresario.
Chaves Robles Rodrigo, ₡14 000 000,00.
Cisneros Gallo Pilar, ₡13 000 000,00.
Brunner Neibig Stephan, ₡9 000 000,00.
DONACIONES AL FIDEICOMISO (ESTRUCTURA PARALELA)
Tipo de cambio al finalizar 2021, ₡642,34 por 1US$.
Loeb Casanova Jack Frederick, ₡48 175 500,00.
Jack F., ₡13 970 895,00.
Torrealba Adrián, ₡9 635 100,00.
Robles Aguilar Damaris, ₡6 423 400,00.
Coto Quesada Jose, ₡5 138 720.
André Arnoldo, ₡4 069 360,00.
Soto Clausen Juan Diego, ₡3 211 700,00.
DONACIONES PLP (Eliécer Feinzaig)
Quirós Ramos de Anaya Francisco Javier, ₡195 979 200,00.
Loeb Casanova Jack Frederick, ₡10 000 000,00.
CERTIFICADOS (₡715 000 000,00 en total).
Quiros Ramos de Anaya Francisco Javier, ₡596 000 000,00.
DONACIONES PUSC (Lineth Saborío)
Quirós Bustamante Randall, ₡8 514 000,00.
Leiva Badilla Johnny, ₡7 839 950,00.
Montoya Rodríguez Jeffry, ₡6 458 700,00.
Pacheco Arce Franco, ₡5 985 926,00.
Cohen Waserstein Jaya, ₡5 776 500,00.
Castro Silvia, ₡5 068 886,00.
Kellerman Ferezc Mauricio, ₡3 155 000,00.
Quirós Ramos de Anaya Francisco Javier, ₡3 000 000.
CERTIFICADOS PUSC
Soto Campos Douglas, ₡11 000 000,00.
Quirós Martén Amadeo, ₡7 000 000,00.
Vargas Méndez Benjamín, ₡7 000 000,00.
PRESTAMO BANCARIO
Banco BCT, ₡1 050 000 000,00.
 
DONACIONES PNR (Fabricio Alvarado)
Barrantes Ruíz Iván Ramiro, ₡39 033 906, 00.
Campos Chavarría Jonathan, ₡20 110 000,00.
CERTIFICADOS PNR
Zamora Fernández Rafael Ángel, ₡345 000 000,00.
PRESTAMO BANCARIO
Banco PROMERICA, ₡2 077 000 000,00

CERTIFICADOS PRSC (Dr. Rodolfo Hernández)
Quirós Ramos de Anaya Francisco Javier, ₡23 000 000,00.

CERTIFICADOS PUL (Federico Malavassi y Otto Guevara)
Ramírez Bolívar Víctor, ₡40 000 000,00.
Durman Esquivel, Francis y George, ₡16 000 000,00.
Delgado Ramírez Gonzalo, ₡7 000 000,00
Quirós Ramos de Anaya Amadeo, ₡5 000 000,00.

CERTIFICADOS PUP (Natalia Díaz)
Quirce Jiménez y Quirce Lacayo, Alejandro y José Manuel, ₡9 000 000,00.
Vargas Estrada Adrián, ₡9 000 000,00.
Chavarría González, José, ₡7 000 000,00.
Durman Esquivel, Francis y George, ₡6 000 000,00.
Quirós Martén, Amadeo, ₡3 000 000,00
REPORTE GENERADO POR EL TSE EL 28 DE ENERO DE 2021 y DETALLE DE CERTIFICADOS SEGÚN ESTADOS INTERMEDIOS DE LOS PARTIDOS

Todos esos grupos empresariales no tienen contradicciones esenciales, a los sumo diferencias sobre la profundidad o la gradualidad de los cambios esperados, pero constituyen fracciones distintas del bloque en el poder, en el caso costarricense por lo menos dos de ellas jefeadas por clanes familiares, vinculadas al PLN o a los liberales y la derecha. Ahora en esta elección de 2022, irrumpe alrededor de la candidatura de Rodrigo Chaves otra fracción, cuyos intereses apenas se empiezan a dejar ver.

Hay grupos empresariales cercanos al PLN desde siempre, se les puede calificar de tradicionales, como los que salen en la lista de donantes, los Esquivel Volio y Esquivel Echandi, los Oller, los Uribe, los Batalla, los Federspiel, los Fachler, los Álvarez-Raventós, y otros menores que no están en la lista de los grandes pero que siempre andan por ahí, como los Gordienko, los Jenkins, los Arias Sánchez, etc. Son empresarios vinculados a diversas áreas como los negocios de importación comercial, la agroexportación, el mercado inmobilidario, el turismo o la ganadería.

Otros dos clanes familiares están más a la derecha. Estos son como más radicales en la consigna de “más mercado, menos Estado”. Los Quirós Ramos de Anaya y sus descendientes como los Durman Esquivel, han sido financistas usualmente del PUSC, pero tras el debilitamiento de este partido, tras los casos de corrupción que involucraron a dos de sus expresidentes, surgieron los movimientos políticos libertarios o liberales y así estos partidos han orientado sus aportes. En esta ocasión los Quirós Ramos de Anaya apostaron en lo fundamental por Eliércer Feinzaig y el Liberal Progresista. Pero no “pusieron todos los huevos en la misma canasta”, porque también financiaron, en proporciones menores, al PUSC, al PRSC, al PUL y al PUP, es decir a Lineth Saborío, al Dr. Rodolfo Hernández, a Otto Guevara y Federico Malavassi, y a Natalia Díaz. Y lo mismo hicieron los Durman Esquivel pero solo con el PUL y el PUP. Los Quirós Ramos de Anaya son propietarios de la Purdy Motor (empresas con presencia en Costa Rica, México y Estados Unidos, que distribuye automóviles Toyota, Lexus, Hino y Daihatsu); de la Financiera CAFSA (para la adquisición o arrendamiento de vehículos) y de decenas de empresas más, integran tanto la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED) como Horizonte Positivo. En la directiva de CAFSA, aparecen José Rossi Umaña y Gerardo Corrales Brenes, usualmente vinculados al PLN. Los Durman Esquivel están relacionados con la empresa familiar que lleva como nombre esos dos apellidos, el Grupo Montecristo (parques empresariales y empresas que dan servicios a empresas de zonas francas) y tienen inversiones en el sector turístico, son integrantes de AED. ¿Hacia dónde se orientarán estos capitales en segunda ronda? Por el momento no dan señales. Ya consiguieron una cuota de poder en la Asamblea Legislativa a través del PLP pero también pueden influir en el PUSC y hasta en el PNR de Fabricio Alvarado.

La nueva fracción que apoya al candidato Chaves y al PPSD tiene como su principal integrante al dueño de ATA Trust Company, la compañía financiera de Jack Loeb Casanova, que manejó el fideicomiso “Costa Rica Próspera”, constituido como estructura paralela para el financiamiento de la campaña electoral. Algunas de las personas donantes o compradoras de certificados tienen como antecedente haber sido colaboradoras o integrantes del PLN. Loeb Casanova donó en el año 2017 al PLN; Bernal Jiménez Chavarría es hijo del exdiputado, exministro y expresidente del PLN Bernal Jiménez Monge; Calixto Chaves Zamora y sus hijos, son cercanos a los hermanos Arias Sánchez. El empresario que compró la mayor cantidad de certificados y se expresó de manera soez, aparece como directivo en una empresa en común con Calixto Chaves.  Habría que explorar las razones por las que buscaron conformar otra opción electoral y darle confianza a un outsider como Chaves, posiblemente no sea sólo por que quieran comerse la bronca o que haya mano dura. Siendo un partido ómnibus o atrapa-todo habrá que ver si la fracción parlamentaria se conforma siguiendo a los mecenas del partido.

Pareciera que a Fabricio Alvarado las fracciones del capital, las que le llevaron bolsas con dólares en las elecciones anteriores, en esta ocasión lo abandonaron. Sólo el dueño de Pedregal, empresario muy cuestionado por violentar las leyes de protección ambiental, les compró certificados. Aunque pudo hacer campaña por el préstamo bancario.

Fíjense como si hay un común denominador en estas fracciones burguesas del bloque en el poder, y es que prácticamente todos son hombres, todos son clanes familiares o empresariales, pero quienes aparecen en las listas del TSE o del fideicomiso o en los medios, con escasas excepciones, son hombres.

El estudio de estas élites político-empresariales hay que seguir haciéndolo, aun cuando la información es muy escasa. Tratar de profundizar en sus intereses puramente económicos puede explicar adhesiones o posiciones políticas en la coyuntura.

En estas circunstancias, el Frente Amplio será el único partido político con representación parlamentaria que no está vinculado a sectores empresariales por la vía de las donaciones o la compra de certificados. Si recurrió a un préstamo bancario con el banco BCT por ₡500 millones de colones, porque con las actuales reglas del juego es la única manera de entrar en la competencia electoral (habiendo cumplido el requisito de aparecer en las encuestas), pero estando consciente de que éstas condiciones deben cambiar para mayor equidad, por eso ha presentado proyectos de ley como el de la creación de las franjas electorales, con acceso para todos los partidos políticos con candidaturas, entre otras reformas electorales para ampliar la democracia.

Fuentes periodísticas:

https://semanariouniversidad.com/pais/familia-quiros-apuesta-mas-de-%c2%a2177-millones-al-partido-republicano-al-liberal-progresista-y-a-la-unidad-social-cristiana/

https://www.nacion.com/el-pais/politica/solo-dos-bancos-financian-a-candidatos/L6QY4EOQOZC7FH5QWIJRG5OCJQ/story/

https://www.elfinancierocr.com/economia-y-politica/circulo-cercano-de-figueres-donantes-tradicionales/ZO7IWW2OCZDHFGBUA6SJ4DZLKU/story/?outputType=amp-type

https://www.elfinancierocr.com/economia-y-politica/los-financistas-de-la-campana-chaves-consiguio/ELWEBBWWOVATBHB5D4Q4ZTS6JY/story/

https://www.nacion.com/el-pais/politica/agencia-recibio-orden-de-facturar-publicidad-de/IHD5XDO2PJGB5A2E56EMEDQ5DQ/story/

http://gda.com/detalle-de-la-noticia/?article=4648713

https://tse.go.cr/fpp-estadosintermedios.htm

https://tse.go.cr/fpp-certificadosdecesion.htm

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

Competencia, Mercados y Crisis económicas


Análisis económico de las crisis contemporáneas y crítica al paradigma neoliberal

Contribución para el Blog Escudrojo de Sergio Reuben-Soto,

El siguiente es un resumen de la crítica al paradigma económico dominante que se hace en cinco artículos publicados desde el 2008 en revistas especializadas en ciencias económicas.

Debo señalar que esta crítica se originó con la crisis económica de las subprime en el año 2008,  la extensión de sus manifestaciones por casi una década y las dificultades teóricas del paradigma hegemónico de la ciencia económica para dar cabal explicación a éstas.

1.- Las discusiones preliminares

La fundamentación teórica de esa crítica se originó en sendos estudios sobre los principales elementos que caracterizan a la organización de la producción y distribución del producto social de las sociedades contemporáneas.  El primero, publicado en la Revista de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica en el segundo semestre del año 2008 con el título “La crisis económica actual una visión desde la economía política” y el segundo publicado en esa misma revista, en el segundo semestre del 2012, con el título “Fundamentos hipotéticos para investigar la crisis económica contemporánea”.

El artículo del 2008 critica al estudio de la crisis financiera de esos años hecho por las corrientes económicas hegemónicas y plantea la necesidad de buscar nuevas vías de comprensión de los fenómenos económicos desde otras visiones.  En él se hace una exposición detallada del paradigma económico-social de “La Regulación” que incorpora, dentro de su modelo explicativo, la variable de la regulación de la economía no sólo por parte del Estado (como lo hace el keynesianismo), sino con manifestaciones y controles originados en las normas y costumbres de la convivencia social y de la comunidad internacional.  La crisis de las subprime, como se le conoce, —que requirió casi un decenio para alcanzar los indicadores de crecimiento previos— se explicaba desde este paradigma originada en un deterioro de la estructura socioeconómica de distribución de la riqueza.

Así, se concluye que las políticas económicas impulsadas en esa época (2008) por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional de “desregulación” de la economía, originaron una transformación de las estructuras económicas de los países, que resultó en una “crisis sistémica de desigualdad”.  Crisis originada en una tendencia ahora descontrolada hacia la concentración y centralización del capital, en el establecimiento de un equilibrio desproporcionado del sistema económico y en la incapacidad del mercado de regular eficazmente la remuneración de los factores de la producción.  Resultado: el rompimiento del proceso de acumulación de capital y la crisis de producción y distribución subsecuentes a la financiera.[1]

En el trabajo del año 2012, se buscó aclarar el origen de la concentración de la riqueza orientando la investigación hacia el estudio de los desarrollos teóricos en el campo de los mercados imperfectos y oligopólicos –cada vez más normales dentro de las estructuras económicas contemporáneas– y el funcionamiento de la firma en tales condiciones; y contrastar tales desarrollos con las teorías de la distribución del ingreso, particularmente entre los grandes agregados macroeconómicos del capital y el trabajo, y en general, entre los factores de la producción.

Con ese estudio se confirmó lo que ya había sido dicho por algunos economistas (pero sistemáticamente inadvertido por los modelos teóricos generales), la existencia de una inconsistencia entre la realidad del mundo de la producción y los supuestos que fundamentan el paradigma macroeconómico dominante. Y por lo tanto, debía aceptarse que las condiciones reales del sistema determinaban la formación de un equilibrio general que no podía menos que recurrir a un uso de los recursos escasos existentes injusto, desproporcionado y desquiciado de las necesidades sociales concretas. [2]

Finalmente, en un artículo publicado en la Revista de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica en el 2018, se presentó en forma general una discusión sobre los efectos en las naciones de las políticas económicas y sociales surgidas a la sombra del paradigma neoliberal.  En éste se asocian los eventos de ruptura de la cohesión social, violencia y migraciones entre otros, que han caracterizado los últimos años del primer decenio del siglo XXI y primeros del segundo (“el malestar de las naciones”) con las transformaciones sufridas por las estructuras sociales, económicas y políticas, impulsadas por múltiples gobiernos bajo el precepto paradigmático del neoliberalismo económico y lo que ahí se denomina como la globalización transnacional de la acumulación de capital. [3]

Con estas conclusiones entre manos, la extensión por una década de la crisis del 2008 se explica por las consecuencias generales originadas en la acumulación de capital desregulada, en el sentido amplio de regulación que se explicó en el artículo del 2008, y la conformación de estructuras de producción y distribución del producto social desequilibradas con relación a las necesidades reales de las sociedades.  No obstante que, en ese momento, aún parecían existir oportunidades sistémicas para reorientar por un camino distinto el desarrollo económico.

2.- Las discusiones siguientes

La decisión de la Sala IV en 2019, de declarar constitucional la Ley de Reforma Fiscal, basando su razonamiento en los peligros que asechaban la supervivencia de nuestra sociedad si no se tomaban medidas de política económica como las que se plantearon en esa ley, fue un impulso adicional para continuar la crítica antes iniciada; ahora con una mirada más política, al advertir el alcance hegemónico del paradigma económico y sus efectos en otras dimensiones de la vida social.

Así, se empezó a plantear esta crítica con el análisis de la reciente historia del pensamiento económico señalando “la complicación” de sus modelos para poder explicar las contradicciones que presentan con los fenómenos económicos contemporáneos.  Con ese trabajo quedó clara la naturaleza paradigmática (a lo Khun) del modelo económico dominante (la construcción y defensa de éste por investigadores influidos por grupos de presión y de poder), sus limitaciones explicativas y los efectos adversos que tienen sus políticas sobre otras dimensiones sociales, tales como la naturaleza del empleo, la cohesión social, la distribución del ingreso nacional, la movilidad social, entre otras.[4]

El señalamiento que se hizo en esa ocasión fue la limitación ideológica de los magistrados que dieron por única y válida la perspectiva económica que señalaba los alcances de la ley de Reforma Tributaria como los que impedirían el colapso económico y social del país, sin pedir consulta con otros expertos que proponían opciones alternativas de política.

En el artículo del 2019 se pasó a estudiar con mayor cuidado los principales elementos del proceso de acumulación de capital y cómo conducen, con la obstinación que crea en el dueño del capital la incertidumbre sobre sus privilegios, hacia particulares formas de dominio de la competencia en los mercados; observando cómo, en el marco de la apropiación privada del excedente, esta acumulación se expresa en el imperativo de maximizar la tasa de ganancia.  La razón que orienta el comportamiento económico debe seguir la lógica de dominar la competencia eliminado a sus competidores con una tendencia ineludible hacia la concentración del capital (y la riqueza) en pocas manos.

Se formula así la hipótesis de la constitución de “excedentes redundantes” (sobre las “necesidades estructurales” de riqueza) que crean las empresas dominantes para ejercer dominio de mercado y de ese modo someter (en el artículo “endogenizar”) la competencia, generando estructuralmente, un equilibrio espurio entre las remuneraciones a los factores de la producción y los aportes reales de éstos al valor agregado.  Y donde el capital, como un factor de producción, inevitablemente se ve privilegiado por la forma en que su valor es asignado en el mercado.

El sistema de distribución capitalista del producto social aparece entonces marcado entre otros factores, por el poder de negociación de la estructura institucional y de las condiciones de dominio de los mercados.  Y deja a la perspectiva economicista de la propuesta neoliberal y de los mercados libres como lo que es, un paradigma económico más, impuesto y sostenido por unos grupos de poder y por los interesados en presentarlo como un modelo exitoso, justo y equilibrado.  Pero forjador de un nivel de hegemonía tan alto, que ha logrado ya, crear una racionalidad social que obedece a las necesidades de la acumulación de capital.[5]

Finalmente, para cerrar teóricamente el trabajo del artículo del año 2019, el año pasado (2020) se publicó un artículo en la revista de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, con un título que confronta dos realidades distintas: “Racionalidad capitalista y principio económico”.  En él se contrapone la naturaleza de la racionalidad capitalista y sus resultados, con los axiomas del principio económico, definidos en los principales manuales de economía, y que fueron los que pensaron alcanzar también los fundadores de la disciplina cuando elaboraron los principios de la ciencia económica: “el uso de los recursos escasos de la manera más eficiente y eficaz, para llenar las necesidades de la sociedad”.[6]

En él se desvela, cómo el objetivo de la acumulación de capital paulatinamente construye y define una particular racionalidad que domina la acción del agente económico.  Racionalidad que influye a su vez en el marco de condiciones socioeconómicas que disponen la toma de decisiones en las sociedades contemporáneas.  Pero que, mientras la acumulación de capital no alcanza niveles que facultan a algunos agentes a dominar los mercados, las acciones colectivas determinadas por esta racionalidad definen una estructura de precios que permite orientar el uso y remuneración de los factores de una manera suficientemente cercana a las necesidades sociales y a sus contribuciones relativas, generando así un equilibrio macroeconómico equitativo y un nivel aceptable de bienestar social…, (ése su poder de encantamiento).    Mas una vez alcanzados esos niveles de acumulación y de concentración del capital en pocas manos, las necesidades de acumulación de capital definen una racionalidad que conduce a la sociedad regentada hacia una vorágine de ciclos de sobreproducción y escasez, de desequilibrio entre oferta y demanda y de desproporción en la distribución del producto social, hasta amenazar las condiciones para la existencia de la biosfera.  La acumulación de capital como regente principal de la lógica de la acción colectiva ha alcanzado así un punto de clímax.   Sus equilibrios macroeconómicos son desequilibrios sociales, políticos y ambientales.

3. Breve conclusión

La regulación de la racionalidad capitalista (la racionalidad orientada por la acumulación de capital) surge así como una necesidad civilizatoria.  No vamos a extendernos desarrollando este tema; la naturaleza de este documento no lo permite.  Señalaremos, para orientar su discusión, que hasta este momento han aparecido dos formas generales para regular la racionalidad capitalista:  En primer lugar el intento histórico de regularla desde el estado, con la versión más radical que pretendió substituirla con la planificación de orientación político-técnica (en este modelo se encuentran experiencias con distintos grados de determinación política y técnica), hasta las más reformistas, tales como la conocida “planificación indicativa” con la que el estado establece condiciones e incentivos de retornos de capital particulares que la corrigen, o la “asistencialista”, que busca corregir los desequilibrios en la distribución del ingreso social con gasto público.  De más está decir —a estas alturas de la historia— que ambas modalidades, con sus distintas composiciones de factores, no lograron el objetivo de alcanzar el equilibrio económico que sus sociedades demandaban.[7]

En segundo lugar, los desarrollos tecnológicos de los últimos años están creando capacidades colectivas de comunicación e interacción que debidamente organizadas permiten generar condiciones de oferta y demanda soberanas, de necesidades de consumo e iniciativas e inventivas de producción independientes de la capacidad de acumulación de capital y de las remuneraciones por ella definidas entre sus gestores.  Abriendo así la posibilidad del nacimiento de una nueva racionalidad emancipada de las urgencias de la acumulación de capital.  En este momento, el genio, la sagacidad, el talento colectivo tienen accesibles nuevas capacidades y opciones para organizar la producción colectiva.

Así explicada la organización productiva que viven las sociedades contemporáneas, la lectora y el lector podrán imaginar las múltiples combinaciones que se abren, con distintos grados de composición de factores, que estas dos grandes formas generales de regulación de la acumulación de capital abren para nuestras sociedades.


[1] – “La crisis económica actual: una visión desde la economía política”, Revista Ciencias Económicas, Vol.26, N°2, segundo semestre de 2008, pp.71-103, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Costa Rica,

 http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/economicas/article/view/7138/6822

[2] – “Fundamentos hipotéticos para investigar la crisis económica contemporánea”, Revista Ciencias Económicas, Vol.30, N°2, pp. 89-130, segundo semestre de 2012, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Costa Rica.

http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/economicas/article/download/8008/7630

[3] – “El capital a escala global-nacional y el malestar de las naciones”, Revista de Ciencias Sociales, N° 162, IV, 2018, pp. 107-115, Universidad de Costa Rica, San José.

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/sociales/article/view/36585 , enlace Kerwá:

http://hdl.handle.net/10669/77359

[4] – Artículo publicado originalmente en el periódico digital “Nuestro País” bajo el título “Algunas consideraciones desde la perspectiva de las ciencias económicas al voto 18-019511 de la Sala Constitucional sobre el Proyecto de ley con #20.580 del expediente legislativo.” (el 17 de enero del 2019) conjuntamente con el análisis jurídico del mismo voto por parte de Walter Antillón en el artículo http://www.elpais.cr/2019/01/17/derechos-humanos-y-fondos-publicos/.  Luego, con las transformaciones del caso fue publicado en la revista  Oikos Polis, revista latinoamericana de ciencias Económicas y Sociales, Vol.5, No.2, julio-diciembre, 2020, Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales “José Ortiz Mercado”, Santa Cruz de la Sierra, pp.1-20, bajo el título, “Los paradigmas de la Economía y el Neoliberalismo Económico”,  https://www.iies.uagrm.edu.bo/la-acumulacion-de-capital-transgresora-de-la-organizacion-economica/

[5] – “La acumulación de capital trasgresora de la organización económica”, Revista de Economía Coyuntural, No.3, Vol.4, julio-septiembre, 2019, Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales “José Ortiz Mercado”, Santa Cruz de la Sierra, pp.57-110.

[6] – “Racionalidad Capitalista y principio económico”, Revista de Ciencias Económicas, Vol. 39, Núm., 1, (enero-junio), 2021, Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de Costa Rica, pp. 57–70,

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/conomicas/article/view/47629

[7] – En el artículo del 2012 se discuten las principales dificultades que enfrentan estos modelos para alcanzar un equilibrio virtuoso que se aproxime de mejor manera a las necesidades históricas del momento.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

Sector público supera al privado en productividad laboral


Análisis de datos sobre la productividad del trabajo en los sectores privado y público de Costa Rica 2010 – 2016

Contribución al Blog Escudrojo de Sergio Reuben Soto

UniMOOC

1.- Presentación del tema

En un reciente trabajo de la Academia de Centroaméroca (AC) (Ivankovich et al, 2020), en el que los autores hacen un estudio de la productividad del trabajo en Costa Rica, definen la medida de la productividad laboral de la siguiente manera:

“La productividad laboral es una medida parcial de productividad que relaciona la producción nacional con un único factor, en este caso, el trabajo. El análisis de su evolución a lo largo del período de estudio se deriva de fuentes nacionales oficiales. El Producto Interno Bruto (PIB), estimado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), expresa la producción del país de cada año. El factor trabajo se mide con base en el número anual de horas trabajadas estimadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INEC). Por tanto, par estimar la productividad laboral se divide el PIB entre el número de horas trabajadas.” (Ivankovich et al, 2020, p.3)

En ese trabajo, sin embargo, no se aborda el estudio de la productividad de los sectores privado y público, sino que se hace un estudio sobre la productividad total del trabajo y entre algunos sectores de la producción y algunos sectores institucionales.

Por otro lado, tuvimos acceso a un estudio del Banco Central elaborado para la Comisión Nacional de Salarios del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, (BCCR, 2017), en el que se calcula el valor agregado por los trabajadores del sector privado y público, el número de trabajadores y las horas totales y efectivas trabajadas en cada uno de los dos sectores.

Con la definición de productividad laboral utilizada en ambos estudios pudimos comparar el comportamiento entre 2010 y 2016 de esa variable para esos dos sectores.

2.- Datos

Como puede verse en la tabla 1. El Valor Agregado por el sector privado es mucho mayor al del sector público, como es de esperar.

Tabla 1. Valor agregado por sector, 2010-2016
(cifras en millones de colones constantes)

Sector2010201120122013201420152016
Público4.795.6025.174.3125.115.3845.083.4975.193.5995.403.6085.538.436
Privado14.767.54915.182.61616.266.69216.782.59017.490.73218.361.69019.250.278
Total19.563.15020.356.92721.382.07721.866.08722.684.33223.765.29824.788.715
Fuente: Banco Central de Costa Rica

Y la ocupación en esos mismos años de los sectores analizados fue:

Tabla 2. Número de ocupados según sector, 2010-2016

Sector2010201120122013201420152016
Público308.897304.180309.302309.309295.757272.657273.219
Privado1.574.8571.526.2831.679.5541.716.7181.768.6491.784.6451.722.529
Ignorado*120
Total1.883.8741.830.4631.988.8562.026.0282.064.4062.057.3021.995.748
* No se toma en cuenta para el cálculo por sector pero sí para el cálculo general.
Fuente: BCCR con datos de la Encuesta Continua de Empleo del INEC.

            Para estimar las horas trabajadas por esos asalariados, el BCCR recurrió a la Encuesta Continua de Empleo del INEC y calculó para cada sector la jornada laboral promedio de cada año.  El resultado lo recoge la tabla. 3:

Tabla 3. Jornada semanal efectiva promedio según sector, 2010 – 2016, en horas

Sector2010201120122013201420152016
Público41,441,241,739,039,340,039,6
Privado43,644,543,241,541,542,743,4
Ignorado40,0
Total43,244,043,041,241,242,442,9
Fuente: BCCR con datos de la Encuesta Continua de Empleo.

     Sobre la base de esos datos, nos dimos a la tarea de calcular la productividad del trabajo en el sector empresarial privado y en el sector público, dividiendo el valor agregado al PIB por cada sector, entre el número de trabajadores empleados y entre el número de horas de las correspondientes jornadas laborales de cada sector. Los resultados son recogidos en la tabla 4, por trabajador empleado:

Tabla 4. Valor agregado por trabajador 2010 – 2016

Sector2010201120122013201420152016 
Publico15,5217,0116,5416,4417,5619,8220,27 
Priado9,389,959,699,789,8910,2911,18 
Total10,3811,1210,7510,7910,9911,5512,42 
Fuente: Elaboración propia con datos presentados arriba.

y en la tabla 5 por hora de trabajo:

Tabla 5. Productividad por hora efectiva

 
Sector2010201120122013201420152016
Público7.2127.9407.6278.1048.5939.5289.844
Privado4.1364.2994.3114.5304.5834.6344.952
Total4.5804.8064.7865.0015.0925.2035.504
Fuente: Elaboración propia con los datos presentados arriba.

3.- Resultado

Fuente Tabla 5

La productividad mucho mayor tanto por trabajador/a como por hora trabajada de los empleados y empleadas del sector público con respecto a los del sector privado, en principio no debiera sorprender, porque los primeros están mucho mejor calificados/as, en promedio, que los empleados/as del sector privado.  Por lo general el requisito mínimo para ingresar a trabajar en el sector público es tener el certificado del tercer ciclo de estudios que, como sabemos, son muchos lo empleados y empleadas del sector privado que no lo tienen, y la presencia de empleados/as con título académico es proporcionalmente mucho mayor entre los servidores públicos; lo que se refleja en el rendimiento global del trabajador del sector público.

Pero lo que si debe sorprender es el comportamiento de esa brecha en el tiempo.  Si analizamos la variación de la productividad en el lapso estudiado de los dos sectores, mientras que la productividad del sector de la empresa privada crece raquíticamente (promedio anual del 3,2%) en los seis años de datos (del 2010 al 2016), la productividad del sector público crece el 6,1% anual.

4.- Conclusión

            El crecimiento de la productividad general del país está siendo drenada por el comportamiento de la productividad del trabajo del sector privado y es necesario estudiar los factores que están determinando esta situación.

Está estudiado en la literatura económica y sociológica que uno de los factores que inciden notablemente en el crecimiento de la productividad del trabajo son los incentivos materiales, sociales y psicológicos a los empleados, tales como la capacidad de expresar y comunicar efectivamente sus necesidades laborales, de propiciar el mejoramiento en los procesos productivos, de participar en la organización de éstos, etc., la literatura en ingeniería industrial y de la producción está llena de casos de estudio y propuestas de mejoramiento del ambiente laboral para propiciar la productividad.  A parte, claro está, de la justa y debida remuneración a su esfuerzo e iniciativa.  Pareciera necesario que el empresariado nacional (particularmente el gran empresariado) haga un esfuerzo para facilitar condiciones favorables de trabajo que den pie a un mayor crecimiento de la productividad del trabajo en sus empresas.

El mantra de algunos representantes del sector empresarial y de algunos medios informativos que los respaldan, afirmando que el trabajador y la trabajadora públicos son ineficientes y muy baja su productividad, es descartado con los datos recabados y analizados en este estudio.  Al menos si los comparamos con lo que sucede en el sector privado.  Lo más sensato, es reconocer que el aporte al PIB del trabajo por trabajador/a en el sector público es superior al del trabajo en el sector privado y que crece más rápidamente.

Estamos conscientes que la productividad medida con fundamento en el valor generado, medido éste sobre la base del sistema de precios existente padece de inconsistencia teóricas que no discutiremos en este estudio.  Sin embargo, como lo reconoce la misma AC y el BCCR, es la medida típica que se usa para estimar la productividad.

Referencias:

BCCR, 2017, «Productividad del factor trabajo en el sector privado», División económica, abril, San José.

Ivankovich-Escoto, Gloriana, Martínez-Castillo, Josué, 2020, «La productividad en Costa Rica, estudio sobre productividad», Academia de Centroamérica, enero, No.24 San José.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

El coeficiente intelectual y la digitalización de la información


Un comentario para el Blog Escudrojo de Sergio Reuben Soto

Léxicos más sencillos y limitados en favor de las imágenes limitan el crecimiento intelectual o transforman la inteligencia.  Un debate sobre la simplificación del lenguaje escrito.

Un querido amigo, hace pocos días, me mandó un texto de Christophe Clavé, que afirma:

“El coeficiente intelectual medio de la población mundial, que desde la posguerra hasta finales de los años ’90 siempre había aumentado, en los últimos veinte años está disminuyendo… Es un efecto FLYNN pero a la inversa. El empobrecimiento del lenguaje puede ser uno de los factores más importantes de este retroceso”.

No hace mucho, también, otro respetado amigo me comentaba sobre la evolución epistolar reciente, del “email” (que, por cierto, he intentado llamarlo “correl” entre mis allegados sin mucha fortuna), pasando por el Whatsapp, Twitter e Instagram, etc., cada uno con menos palabras y más imágenes.

Pues, este texto de Clavé ofrece algunos conceptos que podrían estar en la base de un supuesto decrecimiento del coeficiente intelectual en las nuevas generaciones asociado al empobrecimiento del lenguaje y en la digitalización de los medios comunicativos orales y escritos.

La masa irreflexiva

«El coeficiente intelectual medio de la población mundial, que desde la posguerra hasta finales de los años 90 siempre había aumentado, ha ido disminuyendo en las dos últimas décadas…

“Esto es una inversión del efecto Flynn. Parece que el nivel de inteligencia medido por pruebas está disminuyendo en los países más desarrollados. Puede haber muchas causas de este fenómeno. Uno de ellos podría ser el empobrecimiento del lenguaje. De hecho, diversos estudios demuestran la disminución del conocimiento léxico y el empobrecimiento del idioma: no sólo se trata de la reducción del vocabulario utilizado, sino también de las sutilezas lingüísticas que permiten elaborar y formular un pensamiento complejo. La desaparición gradual de los tiempos (subjuntivo, imperfecto, formas compuestas del futuro, participio del pasado) da lugar a un pensamiento casi siempre en tiempo presente, limitado al momento: incapaz de proyecciones en el tiempo. La simplificación de los tutoriales, la desaparición de las mayúsculas y la puntuación son ejemplos de «golpes fatales» a la precisión y variedad de la expresión.

“Menos palabras y menos verbos conjugados implican menos capacidad de expresar emociones y menos capacidad de procesar el pensamiento.

 “Los estudios han demostrado cómo parte de la violencia en las esferas públicas y privadas proviene directamente de la incapacidad de describir las propias emociones a través de palabras. Sin palabras para construir el razonamiento, el pensamiento complejo se hace imposible.

“Cuanto más pobre es el lenguaje, más desaparece el pensamiento. La historia está llena de ejemplos y muchos libros (Georges Orwell – 1984; Ray Bradbury – Fahrenheit 451) han contado cómo todos los regímenes totalitarios siempre han obstaculizado el pensamiento, a través de la reducción del número y el significado de las palabras. Si no hay pensamientos, no hay pensamientos críticos. Y no hay pensamiento sin palabras. ¿Cómo se puede construir un pensamiento hipotético-deductivo sin el condicional? ¿Cómo es posible considerar el futuro sin una conjugación de tiempo futuro? ¿Cómo es posible capturar una temporalidad, una sucesión de elementos en el tiempo, ya sean pasados o futuros, y su duración relativa, sin un lenguaje que distinga entre lo que podría haber sido, lo que ha sido, lo que es, lo que podría ser, y lo que será después de que lo que podría haber sucedido, haya sucedido realmente?

“Queridos padres y maestros: hagamos que nuestros hijos, nuestros estudiantes, hablen, lean y escriban. Enseñemos y practiquemos el lenguaje en sus más diversas formas. Aunque parezca complicado.  Especialmente si es complicado. Porque en este esfuerzo reside la libertad. Aquellos que afirman la necesidad de simplificar la ortografía, descontando el lenguaje de sus «defectos», aboliendo géneros, tiempos, matices, todo lo que crea complejidad, son los verdaderos arquitectos del empobrecimiento de la mente humana.

“No hay libertad sin necesidad. No hay belleza sin el pensamiento de la belleza».

Christophe Clavé

            No obstante lo razonable del argumento de Clavé, no hay consenso en la comunidad científica, tanto sobre el origen del supuesto decrecimiento como sobre la realidad de este.   Se ha argumentado que las pruebas para medir el coeficiente intelectual deben “normalizarse” de acuerdo con las nuevas habilidades y destrezas cerebrales y se han cuestionado las muestras utilizadas.  En un reciente artículo de Sergio Ferrer en el periódico El Español se hace una revisión de la discusión sobre este tema. Ver aquí.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

El enfoque diferente de la política económica del 2008 y el de hoy


Ante los nuevos vientos que corren en Europa la Red MMT expresa:

“Hay que recordar que los cambios en los paradigmas económicos se llevan a cabo al interior de un camino en el cual se trenzan la investigación macroeconómica, el clima político (que cambia a menudo rápidamente [para atender urgencias]) y un atento trabajo de comunicación discursiva.  Se trata de una vía con algunos baches, transitada con muchos pasos sigilosos de felino.  Aquella que antes era vista como una justa cura, ahora es una calle equivocada, de borrar aun de la misma memoria histórica colectiva.  La diferencia entre hoy y el 2008 es este trenzado diverso de componentes.”

Publicado en Crisis del capitalismo, Economía global, Soluciones a la crisis, Vuelta en U del paradigma ecomómico | Etiquetado | 1 Comentario

Salarios del Sector Público y el PIB en Costa Rica


Estudio de la proporción de los salarios del sector público en el Producto Interno Bruto.

Sergio Reuben Soto

Datos suministrados por el Banco Central de Costa Rica para el PIB nominal y las remuneraciones nominales más sus cargas sociales, del Gobierno Central para el período de los años 2010-2020.

Cuando se analizan con cierto cuidado los datos reales y duros, se puede uno encontrar con sorpresas, ya que la realidad no corresponde con lo que el Gobierno y los medios de comunicación afines a la élite económica han venido proclamando desde hace ya varios años.

La afirmación de que los salarios del sector público crecen desproporciona­damente, queda desprestigiada cuando se va a los datos que ofrece el Banco Central para los últimos 10 años. Pueden verse los datos acumulados a diciembre de cada año en esta tabla.

Fuente: Banco Central de Costa Rica

Lo que muestra el gráfico es simplemente que esa afirmación es falsa.   Las remuneraciones del Gobierno Central (incluyendo los pagos por las prestaciones sociales) no han crecido como lo hizo el PIB.  Y esto significa que el costo del empleo público se ha venido reduciendo con relación a la riqueza general del país.

El pico de ese período se presentó en el 2013, el penúltimo año del gobierno de Laura Chinchilla, y de ese año en adelante, el costo del empleo público pasó de ser el 7,14% del PIB nacional, al 6,59% de éste.  En otras palabras, las remuneraciones a los empleados del sector público se redujeron proporcionalmente con relación al PIB.  Debe anotarse que el paso del 6,59% al 6,88% entre 2019 y 2020 no se debe a un crecimiento de los salarios (0,018%), sino a un decrecimiento del PIB (-4,00%).  Esta situación es importante en términos de la actividad económica, porque asegura que esa riqueza distribuida en salarios se ha mantenido alentando al comercio y a la producción, que de otra manera hubieran sido aún más golpeados, aumentando el desempleo y la pobreza en este período de pandemia.

            Más aún, si se compara el comportamiento del Gasto de consumo final del Gobierno en ese mismo período, con el de las remuneraciones pagadas a los empleados, tenemos un comportamiento también sorpresivo, como se puede ver en el gráfico 2.

Fuente Banco Central de Costa Rica

Lo que muestra el Gráfico 2 es que el Gobierno ha venido llevando a cabo inversiones y servicios crecientes en el período, a tasas mayores que las tasas en las que crecieron los salarios nominales.  Lo que evidencia cierta mejora en la relación actividad laboral y remuneración; que algunos reconocen como mejora en la productividad del trabajo.

De la constatación de los datos ofrecidos por el Banco Central, queda claro que el crecimiento de los salarios del Gobierno Central no ha sido, como algunos lo pintan, desproporcionado; más por el contrario menor que el crecimiento del PIB nacional; lo que da pie para hacer la presunción de que ha habido un cierto mejoramiento en la productividad del trabajador público.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

Reflexión sobre Eros y Covid-19


Foto: Semanario Universidad

“En una discusión pública con Albert Einstein sobre los orígenes de la guerra en 1932, pocos años antes de que la violencia nazi exiliara a Freud de su casa en Viena, Freud argumentó que la voluntad de guerra era simplemente un efecto del instinto destructivo. Ese instinto, mantuvo hasta el final, es “inerradicable”. Los medios compensatorios contra la guerra son ‘ hacer que Eros, su antagonista, entre en juego contra ella’: el crecimiento de los lazos afectivos entre las personas puede combatir el instinto destructivo.”  Alex Colston, “Eros contra Covid”, Sidecar, 13 may, 2021,  https://newleftreview.org/sidecar/posts/eros-after-covid?pc=1341

Sin embargo, no debemos olvidar que Eros, como origen de deseos, también está presente en los instintos destructores del ser humano, particularmente cuando estos instintos buscan la satisfacción por medio de un consumo por encima de las capacidades de recuperación de los recursos naturales disponibles.

Publicado en Desinformación de Medios | Deja un comentario

Vuelco en «U» de la política económica en los países desarrollados


Pone en evidencia los errores del Neoliberalismo

El cambio de visión de la importancia del gasto publico y del déficit fiscal que se ha operado en el nuevo paradigma económico, el que combate el paradigma neoliberal que condena al gasto público y denigra al déficit fiscal, se hace evidente en la nueva política económica del presidente Biden.

La revista The Economist lo pone en evidencia comenzando un editorial del 29 de marzo de este año 2021 de la siguiente manera:

“En 1993, cuando Bill Clinton celebró su primera conferencia de prensa completa como presidente, la deuda nacional estaba al 63% del PIB y Estados Unidos estaba en recesión. Tuvo que hacer un gran esfuerzo en sus comentarios para enfatizar que reduciría el déficit antes de hablar sobre cualquier plan para estimular la economía.

“En 2009, cuando el próximo presidente demócrata, Barack Obama, celebró su primera conferencia de prensa, la deuda pública estaba en el 77% del PIB y Estados Unidos estaba recuperándose de la Gran Recesión. Así, antes de responder cualquier pregunta, también intentó acallar cualquiera crítica argumentando que ‘mejorando poco o nada, el resultado sería en un déficit aún mayor’”.*

El editorial continúa señalando que, por el contrario, para el presidente Biden no ha sido difícil promover un aumento del gasto público con un estimulo sin precedentes de más de un trillón de dólares.  La perspectiva teórica económica ha variado de manera que reconoce sin mayores ambages la importancia del Estado en el comportamiento económico del sistema capitalista contemporáneo.

Este vuelco o giro en U de la política económica ilustra de manera palpable la naturaleza “social” de la ciencia económica, en la que el carácter esencialmente agónico del pensamiento científico está compuesto también, de manera importante, por los intereses materiales y políticos de las élites dominantes.

En una entrada en este mismo Blog Escudrojo, nuestro contribuyente Sergio Reuben, en un importante estudio sobre el desarrollo teórico de la Economía en los últimos años, pone de manifiesto con meridiana claridad cómo la Ciencia Económica ha estado marcada por vaivenes teórico ideológicos originados en la dominación de investigadores y académicas que responde muchas veces a los intereses de las élites que dominan la opinión pública o el Estado.

Con este vuelco por parte del pensamiento económico contemporáneo (que de alguna manera también en Europa se viene operando desde la gran recesión del 2008-2012), la línea editorial de este Blog se ve reforzada.

Publicado en Desinformación de Medios, Economía global | Deja un comentario

Aspectos que considerar en el acuerdo del gobierno de Costa Rica con el FMI


Contribución al Blog Escudrojo de Sergio Reuben Soto La primera pregunta que uno se hace al considerar el convenio firmado por el gobierno de Carlos Alvarado con el FMI es si es conveniente. A esa pregunta se puede responder que … Seguir leyendo

Más galerías | Deja un comentario