Un paso atrás cero adelante


Los niños encerrados:

la crisis de la hegemonía norteamericana

-Por Servio Escudrojo-

            La decisión del presidente de los Estados Unidos de anular su decreto de separar los niños y niñas de las familias migrantes, es una muestra de la debilidad en que se encuentra el proceso de recuperación de la hegemonía norteamericana (ver también aquí).

La administración de los EEUU ha venido asumiendo, desde su inicio, un conjunto de medidas y acciones que, vistas en perspectiva geopolítica –como tratamos de hacerlo en ente comentario–, buscan restablecer la hegemonía militar, económica y política que ha caracterizado el “equilibrio” mundial después de la II Guerra Mundial.

Debilitada esta hegemonía en el plano económico por la pérdida de competitividad de las empresas norteamericanas en el mundo, particularmente en los mercados del acero, del automóvil, de la producción de armamento, de los electrodomésticos, y parcialmente en el mismo energético, entre los principales, la cuenta comercial de los Estados Unidos comenzó a hacer aguas desde hace por lo menos 30 años.  La última crisis de las “subprime” a partir del 2008, por demás, puso en peligro su dominio sobre el mundo de las finanzas y sobre el mercado del dinero.

Asimismo, el crecimiento de la influencia de China, particularmente política y comercial en la región sub asiática y en el lejano Oriente (incluyendo en el mismo Japón), el crecimiento del poder de fuego del Ejército de Liberación Nacional chino en esa parte del mundo, las desgastantes guerras en el Oriente Central y Medio, más el paulatino desenganche de Europa de la influencia militar de los Estados Unidos, ha rebajado notablemente la capacidad de respuesta armada del ejército norteamericano.  Sumémosle a estas situaciones, aunque sea a modo de inventario, el debilitamiento de la influencia política e ideológica del sueño americano en América Latina y el surgimiento de gobiernos y pueblos desafectos de su influencia en el mismísimo patio trasero de los Estados Unidos.

 

Tomado de
Taringa!

Finamente, no podemos excluir del análisis el debilitamiento de la unión interna del pueblo norteamericano, tanto en relación con las políticas internacionales de sus sucesivos gobiernos, pero sobre todo por el creciente descontento con su situación de vida, que no sólo echa de menos la imagen extraviada de primer ciudadano del mundo, pero más que todo, que siente en carne propia la pérdida relativa de su capacidad de consumo y bienestar con relación a los cada vez menos ganadores, pero más enriquecidos, del proceso de globalización.  El cáncer de la desigualdad y de la ausencia de oportunidades de mejoramiento social se habría asentado en el seno de la cohesión nacional.

Ante esta situación, el primer proyecto de la clase política norteamericana fue la de negociar su hegemonía con sus aliados cediendo algunos espacios, para poder mantener otros, de acuerdo con su perspectiva hegemónica, los más importantes.  Los gobiernos de Carter en adelante, en términos generales, siguen esa pauta de soporte o mantenimiento de la condición hegemónica de su país; no obstante que la situación geopolítica en las distintas regiones del mundo fuese debilitándose; e internamente, el malestar creciendo.

Sin entrar a considerar la lucha interna de la clase hegemónica norteamericana y su clase política, la línea que se impone con el presidente Trump, es la de revisar la propuesta de política general en todos sus frentes.  “Let’s make América grate again” es el fundamento de su nueva propuesta.   Consiste fundamentalmente en:

  1. – Recupera la hegemonía económica. Recuperación de mercados geográficos y económicos perdidos, de fuentes de trabajo, de fuentes de materias primas y el fortalecimiento del dólar como moneda internacional.
  2. – Fortalecer las grandes transnacionales norteamericanas creando condiciones institucionales domésticas y externas favorables para hacerlas competitivas globalmente.
  3. – Recuperar la hegemonía militar. Reforzar la capacidad de respuesta en todos los ámbitos, del Ejército, de la Armada, de la Fuerza Aérea y de la Inteligencia norteamericanas.  Encender los conflictos internos y externos en las principales regiones para capitalizarlos a favor de los intereses estadounidenses.
  4. – Cohesionar al pueblo estadounidense alrededor de la bandera de franjas y estrellas que levantaron aquellos soldados al finalizar la II Guerra mundial y la de Corea.  Y darle la sensación a ese pueblo de que el American Dream y la movilidad social de los años 50, 60 y 70 del siglo pasado, volverían a campear en la sociedad norteamericana.

Curiosamente, los resultados de esta política rehegemónica no han sido lo articulados que se podría haber esperado.  Para algunos analistas esos resultados “encontrados”, trabados, son muestra de contradicciones internas en los planos económico, político y cultural desarrollados por las mismas relaciones estructurales del sistema.  Que de confirmarse la hipótesis, mostraría una especie de cierre estructural.  Resultados que chocan unos contra otros creando barreras difícilmente franqueables para alcanzar los objetivos propuestos.

La política de protección a su balanza de pagos es un ejemplo de estas barreras; con el establecimiento de aranceles aduanales genera la reacción de sus socios comerciales que responden con más aranceles.  El comercio internacional se achica creando perjuicio a la economía global que recienten algunas de las transnacionales norteamericanas.  En un sistema económico crecientemente integrado como el que ha ido creando las políticas de globalización neoliberal, una acción unilateral como ésta desquicia ese relativo orden y crea repercusiones desordenadas.  O el apoyo a sus transnacionales, que genera reacciones negativas en el desarrollo de los mercados internos.

Y hay más ejemplos en el plano económico, político y militar, como el caso de la guerra en Siria que causa desazón en una parte de la población norteamericana, o los desplantes ante Corea del Norte que concluyen en una especie de luna de miel entre uno de los históricos acérrimos enemigos de los Estados Unidos y el mismísimo presidente Trump; generando desconcierto general entre la población norteamericana…

O el caso de la política migratoria de Trump, el endurecimiento de las acciones contra los inmigrantes ilegales, creó la situación de los niños separados de sus padres y de sus madres y encerrados en albergues muchos de ellos inapropiados, esta situación genera la reacción de la comunidad internacional y de los órganos institucionales de las Naciones Unidas, el gobierno norteamericano decide salirse del Consejo Internacional de los Derechos Humanos, se multiplican los llamados de atención internacional a este gobierno, que tiene que echar marcha atrás, relajando con ello la situación de los inmigrantes.

Hay que seguir con cuidado el desarrollo de los acontecimientos internacionales, y propongo esta perspectiva de análisis de las contradicciones, para entender el proceso o el intento del gobierno norteamericano de restablecimiento de su hegemonía en el mundo.

Anuncios

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Galería | Esta entrada fue publicada en Economía de las Transnacionales, Economía global, Política América Latina, Política Internacional y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s