Capital monopolista y crisis contemporánea


Un comentario a una reciente entrevista a Joseph Stiglitz

 

Sergio Reuben Soto

 

La entrevista de Martín Guzmán a Joseph Stiglitz, publicada por Tomás Luckin el 21 el noviembre de este año, en “Página 12”, merece un comentario que voy a hacer enseguida:

            Debo decir ante todo, que he venido siguiendo con cierto detenimiento la evolución de la perspectiva del sistema económico y de la Economía de Joseph Stiglitz, visión que comienza a radicalizarse después de la crisis económica que se desata en octubre de 2008.

            Sus primeros intentos por explicar dicha crisis se ubican fundamentalmente dentro de la corriente central (main streem); esto es, el problema surgió como resultado de un mal funcionamiento del sistema financiero.  Conviene distinguir aquí, no obstante lo anterior, que en la postura de Stiglitz se calificó y acentuó este mal funcionamiento en la codicia de los banqueros, lo que implica cierta crítica del sistema, porque implícita se encuentra la incapacidad denotada por éste de regular un comportamiento de ciertos actores, negativo para el buen funcionamiento del sistema general.  La mayoría de los economistas explicaron la crisis y aún lo hacen algunos, apelando a un comportamiento equivocado en el cálculo de los riesgos implicados en los títulos chatarra que el sistema financiero distribuyó a diestro y siniestro (1), trasladando así el problema sistémico al del error humano.

            El siguiente paso en la dirección de una crítica fundada del sistema económico que da Stiglitz es el de retomar sus planteamientos que le valieron el Premio Nobel de economía en el 2001 sobre las debilidades del funcionamiento del mercado por asimetrías de información.  Sus trabajos sobre las limitaciones de los mercados y sus consecuencias, que se ubican en la rama general de estudio de los mercados imperfectos, le sirven ahora para observa la crisis contemporánea como el resultado del surgimiento de creciente imperfecciones del mercado, originadas en una distribución desigual de la información y de la fuerza de mercado de las grandes empresas, que da pie, esta desigualdad, al rompimiento del funcionamiento equilibrado del sistema.  Y sigue Stiglitz, por tanto, la necesidad de una intervención ya no acotada y coyuntural del Estado, sino de una presencia permanente de éste en la regulación de las tendencias.

            Es un paso importante; sin embargo, es una crítica que no alcanza al corazón del sistema, como trataré de explicar enseguida.  Las imperfecciones del mercado son vistas, si bien sí como debilidades del sistema, en última instancia como lunares del sistema, que entraban el buen funcionamiento de éste.  Hay en el fondo, la expectativa de que con medidas que regulen el surgimiento de estas imperfecciones, tales como una regulación o reforma del sistema de información de mercado, o y del sistema financiero, etc., el sistema capitalista puede funcionar eficaz y eficientemente.

            Finalmente, según esta mi perspectiva, Stiglitz arremete contra las grandes empresas, particularmente las transnacionales -de cierta manera aquí empareja con su colega Krugman- al ver en ellas una fuente de corrupción de las reglas del mercado y de creación de condiciones de inestabilidad del equilibrio del sistema económico, además de corrupción política por medio del poder económico en los círculos del poder.

            Del chivo expiatorio del sistema financiero, de los errores de los traders , y de la codicia de los banqueros, Stiglitz ha alcanzado una visión que asume ciertos elementos centrales de la crítica de los fundamentos del sistema capitalista hecha por la Economía Política.

            ¿No se le puede pedir más?

            Los pasos que tendría que dar son, primero, entender que el capital, como propiedad privada de los medios de producción, en el marco del proceso de su acumulación, engendra dentro del mercado entornos favorables para una distribución desigual del excedente de explotación entre las empresas de un mismo ramo, y, con ello, las condiciones para el surgimiento de situaciones de dominación del mercado por las empresas líderes y los ramos o sectores líderes. (2)  De esta manera, la misma razón de ser del capital define un ambiente que va inhabilitando el fundamento sobre el que se basa el sistema de distribución de los recursos sociales; el mercado propiamente dicho.

            Y, en segundo lugar, tendría que aceptar que en tales contextos, los mecanismos contra cíclicos -en el sentido verdadero de contrarrestar los efectos concentradores y centralizadores del capital- van perdiendo fuerza como reguladores de esas tendencias, tanto los mecanismos del sistema económico tal como la competencia, como los políticos, por medio del control del Estado y sus agencias…, hasta generar condiciones estructurales francamente proclives al desequilibrio del proceso de acumulación o, desde el punto de vista neoclásico, del crecimiento económico, y el consecuente surgimiento de la crisis.

            En esta etapa del capitalismo monopólico la contradicción “clásica” de la tendencia a la reducción de la tasa de ganancia parece haberse trasladado como una consecuencia estructural, a la desigual distribución de los recursos sociales en razón de las necesidades reales, coyunturales, históricas de los pueblos.  Esto es, a una distribución ineficaz de tales recursos en función de tales necesidades, y en un uso ineficiente de tales recursos y de los excedentes sociales generados. (3)

 

Notas

(1).- Puede verse el conjunto de artículos en Blog Escudrojo http://bit.ly/1RnIPUv

(2).- Reuben, Sergio, “La crisis económica actual una visión desde la Economía Política“, Revista de Ciencias Económicas, Vol.26, N°2, 2008

(3).- Reuben, Sergio, “Fundamentos hipotéticos para investigar la crisis económica contemporánea“, Revista de Ciencias Económicas, Vol. 30 N°2, 2012

(4).- También puede verse https://escudrojo.wordpress.com/?s=Stiglitz

 

Anuncios

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Esta entrada fue publicada en Desinformación de Medios. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Capital monopolista y crisis contemporánea

  1. Pingback: Los nuevos desarrollos del análisis de la crisis del capitalismo | Blog Escudrojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s