¿Vive EEUU una guerra civil de “baja intensidad”?


¿Una guerra civil de “baja intensidad” en los Estados Unidos?

Servio Escudrojo

                Los acontecimientos de violencia en los Estados Unidos de los últimos dos años, hacen reflexionar en la situación social, política y económica que está viviendo esa sociedad.

Algunos datos

Hemos analizado algunos deeuuPandillerosatos estadísticos relacionados con las pandillas organizadas, como una forma o indicador de la descomposición relativa que está viviendo esa sociedad, del grado de violencia que vive, y de la lucha entre grupos y estratos sociales.

El cuadro N°1 muestra el número creciente de pandilleros arrestados. Lo que pone en evidencia un enorme movimiento de recursos policiacos, por una parte, y, por otra, una creciente actividad delictiva por parte de estas organizaciones.

En el mismo gráfico se grafica el número de sentencias dictadas por las autoridades judiciales con números que rondan la mitad de los arrestos; y con una tendencia mucho más plana que la de aquellos: mientras que los primeros muestran un crecimiento poco menos que el 60% anual, los segundos muestran un crecimiento poco menos que el 16% anual.

eeuuHomicidiosEstos datos muestran un trabajo de vigilancia y de represión extraordinariamente alto por parte de las autoridades policiacas contra esos grupos organizados, mientras que el número de convictos por las autoridades judiciales es relativamente bajo.  Uno puede inferir de estos datos la existencia de una tendencia represiva muy alta que no se ve reflejada en la comisión propiamente dicha de delitos por las pandillas.

No obstante lo antes dicho, en el gráfico N°2 es posible observar que en realidad la violencia de las pandillas no ha disminuido significativamente en el mismo período.  La línea de tendencia celeste es ligeramente inclinada de izquierda a derecha, lo que denota un leve crecimiento tendencial del número de homicidios cometidos por esas organizaciones.  La única línea que muestra una ligera reducción es la de los homicidios cometidos por las pandillas en las ciudades más grandes.

En los gráficos siguientes, con datos de la misma fuente del gráfico anterior, queda ilustrado el comportamiento en el tiempo del número de pandilleros y del número de pandillas en la sociedad norteamericana.  Ambos datos muestran tendencia mixtas.  En el primer caso, elNúmeroPandilleros número de pandilleros parece mostrar un estancamiento con poco menos de unos 800.000 pandilleros; mientras que el número de pandillas sí muestra una tendencia al crecimiento entre 1998 y el 2010, alcanzando casi las 30.00 organizaciones en ese último año.   Desde luego que estos datos no son suficientes para responder a lo que el título de la entrada pregunta, pero sí da una idea del grado de conflicto social que está viviendo la sociedad norteamericana.

NumeroPandillasSi a estos datos se le agregan los hechos violentos protagonizados por individuos independientes como los sucesos de los lamentables shootings en escuelas y colegios (donde niños, adolescentes y maestras son literalmente cazados por francotiradores), o en centros comerciales; o los más recientes en la maratón de Boston. y si sumamos a esos los actos violentos de las organizaciones de narcotraficantes, uno puede llegar a concluir que, efectivamente, hay un grado de confrontación social en los EEUU que está mostrando una sociedad desintegrada, con individuos y grupos que no pueden integrarse a ella.

Guerra de baja intensidad

La imagen de una guerra de “baja intensidad” –como denominó el Pentágono a los conflictos armados que promovió en Centroamérica por los años 80 del siglo pasado– salta inevitablemente a la conciencia.  Pero esta vez esa guerra tiene el carácter de una guerra civil.

Si se analiza la política de la administración Reagan de los EEUU, para con la revolución sandinista nicaragüense, podemos identificar las principales características de una guerra de baja intensidad.  A nuestro entender se basó en cuatro ejes: 1. hostigamiento violento a las fuerzas armadas y del orden, 2. organización y recursos para los focos o grupos de opositores por pequeños que sean, 3. violencia mediática contra el otro combatiente –usualmente con líneas de información y editoriales que desfavorecen su gestión, y 4. una política internacional de aislamiento y satanización del oponente.

En el caso de una guerra interna como sería el caso de lo que se observa en los EEUU, el hostigamiento a las fuerzas del orden se lleva a cabo por las pandillas, las organizaciones de narcotraficantes, y la violencia armada ciudadana, mientras que la digitalización de la información y su distribución e interconección a escala nacional, ha permitido si bien no propiamente la organización política de los grupos opositores, sí al menos su comunicación y su articulación en movimientos sociales.  Esas mismas técnicas, han permitido el surgimientos de nuevos medios de información y de opinión que compiten con los medios tradicionales funcionales al “orden”, generando opiniones adversas al sistema político y económico.

De esa manera, la situación social que viven los EEUU asume características semejantes a las de una guerra civil de baja intensidad, en la que grupos de ciudadanos desintegrados económica, política o socialmente se enfrentan de múltiples formas con las autoridades del “orden”, tanto policiacas, como con los representantes de los partidos tradicionales, con las expresiones de la cultura oficial, con los intereses de las grandes corporaciones, etc.

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Galería | Esta entrada fue publicada en Política Internacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Vive EEUU una guerra civil de “baja intensidad”?

  1. Frank Salazar Chacón dijo:

    Estimado Sergio, gracias por la invitación para comentar en tu blog y felicitaciones por 4 años de trabajo, se lo difícil que es sostener una plataforma de opinión actualizada y con diversidad de temas del acontecer nacional, regional y global.

    Sobre la exposición que haces en este post sobre la “guerra civil de baja intensidad”, como la haces en signos de pregunta quisiera hacer unas acotaciones, adelantando que considero que no es tal. Aquí mis razones:

    El primero es la observación estadística que haces con el tema de las pandillas. Al tomar solo el caso de los Estados Unidos y su población, no tenemos otro punto de comparación como por ejemplo lo que representan estas poblaciones versus el total de la población y cómo es esta relación porcentual con otros Estados. Sin entrar en mayores comparaciones, la población pandillera en Estados Unidos es inferior a la población pandillera en Centroamérica. Por ejemplo en Honduras, me comentaba un juez en San Pedro Sula (en el 2009), que se podía estimar más pandilleros que policías.

    Es valida la observación que haces del incremento alarmante de estas organizaciones y de su accionar violento. Sin embargo, la apreciación de la violencia con la actúan, si la comparas con otras épocas de pandillas, tales como las que había en la época de prohibición, encontrarás situaciones también en extremo violentas. Entonces el “si sumamos” podría tener mucha cola de antecedentes que no hacen más valido tu argumento de una sociedad en crisis tal, que se encuentre en una guerra civil de baja intensidad.

    Sobre la acepción de “guerra de baja intensidad” y homologado a guerra civil de baja intensidad, difiero de tu argumento por lo siguiente.

    1.Indicas lo siguiente: “En el caso de una guerra interna como sería el caso de lo que se observa en los EEUU, el hostigamiento a las fuerzas del orden se lleva a cabo por las pandillas, las organizaciones de narcotraficantes, y la violencia armada ciudadana”. Creo que te equivocas porque ni las pandillas, ni las organizaciones de narcotraficantes, ni los actos de violencia armas ciudadana, ninguno reconoce al Estado como su figura de oposición (no persiguen fines políticos) , ya que las pandillas luchan entre sí por territorios y mercados, los narcotraficantes evitan a toda costa la confrontadión con las fuerzas del orden y los actos de violencia ciudadana no se dirigen a los encargados de impartir justicia, ni a las fuerzas del orden que representan el Estado, mucho menos como lo indicas en el comentario la oposición a las fuerzas armadas que son el ultimo bastión de defensa y que no se utilizan contra civiles en Estados Unidos. No así en Centroamérica.

    2. Creo que te contradices en el segundo elemento: “(…) mientras que la digitalización de la información y su distribución e interconección a escala nacional, ha permitido si bien no propiamente la organización política de los grupos opositores, sí al menos su comunicación y su articulación en movimientos sociales.(…)” Primero no son grupos opositores como lo comento en el párrafo anterior, por eso no se han formado en organizaciones políticas, porque no es parte de su naturaleza. Segundo, ninguno de los grupos que mencionas son “movimientos sociales”, a menos que tengas una acepción de “movimiento social” tan amplia que incluya a pandillas y demás grupos criminales, con crimen particular. Tercero, el hecho que se comuniquen entre sí no tiene relación con la articulación del punto 2, de Reagan que básicamente se refiere al financiamiento externo como en el caso de Irán-Contras, por ejemplo.

    3. No se a cuales lineas editoriales te refieres, tal vez el canal nacional Ruso RT que opera en los Estados Unidos difundiendo información complaciente con los intereses rusos, el canal Venezolano TeleSur o las cadenas estadounidenses de los conservadores como ABC, Al Jazzera que es catarí, por citar alguno. Ninguno de estos apoya tácitamente a estos actores. (Pandilleros, Narcos, o criminales individuales)

    4. No encuentro por lo tanto defendible tu punto de que la situación social en los Estados Unidos, particularmente se parezca a una guerra civil de baja intensidad, creo que hay otros escenarios más dinámicos como Siria, Irán y los refugiados en Jordania que pueden comportar esta característica más justamente.

    Un saludo,

    Me gusta

  2. escudrojo dijo:

    Mi estimado Frank:
    En primer lugar quiero agradecerte por el excelente comentario a mi artículo, y disculparme por no haber podido responderte antes.

    Con respecto a tu primera observación, no puedo menos que concederte razón; las estadísticas que muestro son relacionadas con los EEUU y no aporto datos comparativos con otros países. Pero eso no implica que las estadística no muestren un hecho sobre esa sociedad, el de un creciente deterioro en su cohesión social. Desde luego, desde mi punto de vista ese hecho no es único de la sociedad estadounidense; está presente en muchas de las sociedades contemporáneas. Las condiciones de vida que ofrecen estas sociedades propician ese deterioro; de manera que ese elemento fundamental de toda guerra civil que es el rompimiento de la cohesión social interna, está presente en muchas sociedades hoy día y qué no decir en Centroamérica.
    Es cierto también que la época gangsteril de los años 30 del siglo pasado fue mucho más violenta; pero eran unas cuantas organizaciones que luchaban contra una ley y no contra todo el stablisment norteamericano. Actualmente, la acción de las bandas, de las organizaciones criminales y la violencia privada no se limita a Chicago o a Nueva York como en aquella época, está extendida a todo el territorio.

    En segundo lugar, con relación a tu juiciosa observación sobre estos grupos criminales que no reconocen al Estado como su figura de oposición, y que, por lo tanto, entiendo, por ello no pueden ser considerados como una facción al alza contra el Estado que defina una guerra civil, debo decirte que desde mi punto de vista el comportamiento criminal y violento que estos grupos muestran es suficiente para inferir una reacción opositora a las leyes y normas que define esa sociedad. Está claro –como se reconoce en el artículo– que estos grupos no tienen conciencia política; por eso el calificativo de conflicto o guerra de “baja intensidad”, porque no es una guerra civil abierta, pero el rompimiento del orden legal y la paz social que establecen, si se ve desde una perspectiva más general, puede entenderse como una oposición al orden social; aunque no se tenga el objetivo directo de subvertir el Estado.

    Por eso también, en tercer lugar, la presunción –quizá un tanto forzada, lo reconozco– de ver en estos comportamientos criminales una forma de “movimiento social”. No tanto porque tengan, como se supone que tienen los movimientos sociales, objetivos políticos; ya se explicó que no los tienen, sino porque definen en su interior lealtades y reglas de orden y cohesión internas que les permiten “mover” individuos y grupos en pos de objetivos comunes. Señalo que no cuento con mucha información sobre el comportamiento de las organizaciones narcotraficantes en los Estados Unidos; no obstante, sí conocemos su modus operandi en América Latina. Y qué no decir, nuevamente, de las maras centroamericanas.

    Para finalizar, te aclaro que el artículo pretende forjar una categoría, levantar un punto, crear una idea fuerza que ayude a “comprender” el conjunto de hechos violentos, criminales, de rompimiento del orden social que está viviendo la sociedad norteamericana. Y no solo la sociedad norteamericana sino muchas sociedades contemporáneas. El concepto de “guerra civil de baja intensidad” sigue pareciéndome a mí una buena categoría para entender la presencia y la acción de fuerzas de ruptura del orden social en ciertas sociedades de principios del siglo XXI.
    Servio Escudrojo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s