Europa se mueve tímidamente en la dirección correcta


La reducción de las expectativas de ganancia entre las corporaciones y sus dirigentes

Una contribución para el Blog Escudrojo de Sergio Reuben Soto

         La complejidad de la realidad económica contemporánea deja muchos hechos ocurridos en países claves del sistema, sin la debida divulgación.  Hechos que si se observan con cierto cuidado y dentro de una perspectiva teórica adecuada, muestran tendencias importantes en el desarrollo del acontecer económico, y auguran nuevas formas de organización social.  Justamente, ahora, cuando pereciera que no hay luz al final del túnel, están apareciendo chispazos en medio de la obscuridad que, no obstante su destello, no se perciben como los que pueden encender esa luz.

Han comenza­do a aparecer tímidas accio­nes para regu­lar el pago a los directivos

 Durante las dos últimas semanas, particularmente en Europa, han comenza­do a aparecer tímidas acciones que proponen regular y reducir el pago a los administradores empresariales, a los jefes administrativos y a los directivos de las juntas administrativas en general.

         Las acciones se proponen particularmente –al menos así se plantea en los medios especializados– con el objeto de reducir las grandes diferencias en las remuneraciones entre trabajadores y administrativos y, en otros casos, con el objeto de favorecer o proteger a los accionistas, muchas veces esquilmados de las ganancias de la empresa por los cuantiosos bonos anuales que se recetan los directivos.

La regulación de las remu­neraciones a los altos diri­gentes empre­sariales en Suiza

En Suiza, la iniciativa Minder que deberá votarse el próximo Domingo 3 de marzo (http://cli.gs/1pmhgu) propone sencillamente que sea la asamblea general de accionistas de las empresas la que decida el monto global de las bonificaciones del consejo de administración y de la dirección general; poniendo fin al abusado proceso de “autorregulación” por parte de la administración que existía.  De no aprobarse la iniciativa, las Cámaras Legislativas federales tienen ya un proyecto de ley más benévolo hacia las corporaciones, que de cualquier manera introduce la consulta sobre el monto de dichas remuneraciones a la asamblea de accionistas. Véase también Deutsche Welle (http://cli.gs/k0t1bf9).

 La regulación de las remu­neraciones a los altos diri­gentes empre­sariales en Inglaterra

El día de hoy (28 de febrero, 2013), en el periódico británico The Independent se consigna que el alcalde de Londres, Boris Jonhson, sale al paso de la decisión de la Unión Europea de poner una cota (el salario de un año de un directivo bancario) a los bonos anuales de los directivos de las corporaciones financieras europeas (http://cli.gs/697x8y).  Una aparente negociación entre el gobierno británico y el gobierno de la Unión Europea que suspendería, probablemente temporalmente, la imposición de un impuesto a las transacciones financieras, por el que Londres amenazó salirse inmediatamente de la Unión.  Jonhson advierte que de llegarse a aprobar la iniciativa, la City se vería irremisiblemente amenazada por el supuesto abandono de esa plaza, de los principales bancos.

         Pero en el mismo diario (http://cli.gs/wqqi63j) se reseña el apoyo por parte del ministro de Asuntos Exteriores del gobierno británico, George Osborne, a unas manifestaciones del Banco de Inglaterra en el sentido de que los bancos deben sacrificar pagos a los administradores para conservar fondos para el crecimiento y el pago de beneficios a los accionistas.  Sin duda un mero formalismo para evitar el embarrasment de que el gobierno británico haya tenido que ceder ante la “línea” de la política económica alemana.

La creciente desigualdad como expre­sión concreta de la necesi­dad del siste­ma de con­centrar el capi­tal en pocas manos para asegurar el crecimiento

         Estas iniciativas, poco divulgadas por los medios, son, a nuestro modesto entender, respuestas a una contradicción interna del sistema que, sin embargo, no aparece todavía claramente expresada, y se presenta como una  necesidad de reducir el nivel de expectativas en las ganancias de las empresas y en las remuneraciones de los empresarios y, en general, atendiendo a principios éticos y políticos, a la necesidad de reducir la creciente desigualdad social.  Esas necesidades son  expresiones concretas de la contradicción que presenta el sistema; por la que su crecimiento debe llevarse a cabo, indefectiblemente, como concentración y centralización del capital en pocas manos.

La concentra­ción y centrali­zación del capi­tal, el mal fun­ciona­miento del mer­cado y de­sequi­librio ge­neral del sis­tema

         Esa concentración y esa centralización del capital, son las que están en la base del mal funcionamiento del sistema, de la brecha creciente de la desigualdad social, de la deficiente e ineficaz distribución de los recursos productivos entre las necesidades sociales, de la disfunción de los mercados y del hinchado de las denominadas burbujas sectoriales y, finalmente, del crecimiento hipertrófico del sistema financiero y de su incapacidad de hacer fluir cabalmente, de acuerdo con la necesidades sociales, los recursos comunes financierizados.

El fondo del problema debe atenderse evitando esa concentración con medidas draconianas contra la corpora­tivización de las empresas

          Pero por qué decimos tímidamente, porque debe quedar claro que la regulación de las remuneraciones a los altos jerarcas de las corporaciones no es suficiente, ni mucho menos, para atender los efectos sistémicos que están creando los altos niveles de ganancia de las corporaciones que a su vez permiten la altísima concentración del capital en pocas manos.  El fondo del problema debe atenderse evitando esa concentración con medidas draconianas contra la corpora­tivización de las empresas, contra su capacidad de controlar los mercados sectoriales, nacionales y regionales…, cuando no globales.  Y contra su tenencia natural hacia la “busca de ganancia”; esto es, hacia la sustitución de sus objetivos de producción de bienes y servicios a favor del objetivo de la ganancia pura y simple…, haciendo caso omiso de la naturaleza social de los recursos de que dispone.

         Es nuestra opinión finalmente, que no obstante se tomen esas medidas, mientras se conserven los medios sociales de producción y trabajo en manos privadas, la tendencia es inevitable.  Por lo que es preciso socializar, cooperativizar, colectivizar los medios de producción claves para evitar el inicio de un nuevo ciclo hacia la crisis.

Acerca de sreuben

Economista y Sociólogo
Esta entrada fue publicada en Crisis del capitalismo, Desinformación de Medios, Economía de las Transnacionales, Economía global, Soluciones a la crisis y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Europa se mueve tímidamente en la dirección correcta

  1. Pingback: Bancos Centrales suramericanos critican expansión monetaria de los países ricos | Blog Escudrojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s