Médicos, especialistas y sus salarios, la CCSS y el sistema capitalista


–Una reflexión de Sergio Reuben Soto para el Blog Escudrojo–

Si se analiza estadísticamente la distribución de los ingresos de las familias más ricas y de los trabajadores mejor remunerados de Costa Rica, digamos el 1% de mayores ingresos, lo que resulta es que los ingresos van desde ₵2.081.975,6 hasta los ₵26.000.000 para el caso de las familias, y para el caso de los ingresos por trabajo en ocupación principal van de ₵1.922.216,7 a los ₵20.000.000

Con este análisis, lo que queda claro es que hay una brecha muy grande entre los salarios más bajos y los más altos de los trabajadores que más ganan.  En ese grupo del 1% de los mejor pagados, los que más ganan reciben 10 veces más lo que reciben los que menos ganan.  Hay una gran desigualdad en los ingresos recibidos entre ese grupo.

Es probable que esa desigualdad se reduzca entre los mejor pagados de la administración pública, pero hay una tendencia histórica hacia el emparejamiento de los ingresos de los profesionales en los sectores privado y público.  Un reciente artículo tendencioso en el periódico La República presenta a los empleados públicos ganando hasta un 40% más que el mismo empleado en el sector privado, pero como se demuestra en http://cli.gs/iojw7pk, el estudio no mide debidamente los ingresos de los profesionales del sector privado, que no cotizan a la CCSS y no presentan correctamente sus ingresos a Tributación.

Para mí, como lo he expuesto en sendos artículos en la revista Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (http://cli.gs/c0a5qar) y (http://cli.gs/tv78i1), el problema reside en la tendencia del sistema a aumentar anualmente las ganancias.  Ante este imperativo sistémico, los ingresos de los operadores privados (no precisamente sus asalariados), los ingresos de los que se desempeñan como entes privados en el mercado (tanto empresas como profesionales liberales), deben reportar un aumento que debe ser por los menos igual al aumento de la tasa media de ganancia…

Esta tendencia sistémica es la que genera la tensión alcista de los ingresos de los profesionales privados que arrastra inevitablemente —y puedo decir hasta cierto punto justificadamente— los salarios de los profesionales del sector público.

Mientras no se controle el desbocado crecimiento de las ganancias en el sector privado y mientras los profesionales del sector público midan sus ingresos por los de los profesionales liberales (particularmente médicos, ingenieros, economistas y abogados entre los principales), la tendencia alcista continuará.  Y no debe extrañar que la desigualdad en los salarios del sector público aumente.

Una forma de reducir las ganancias es, como se sabe, por medio de impuestos a los ingresos; y de reducir la brecha entre los que más ganan y los que menos con impuestos selectivos para los ingresos más altos.  Desde luego también una ética del trabajo, del servicio público como lo pide el Sindicato Nacional de Enfermería SINAE a los profesionales médicos, particularmente a los especialistas, es un medio de aliviar esa tensión y de restituirle al trabajo la majestad del juramente hipocrático, mancillada por la valoración del capital.

Para aliviar a la CCSS de los altísimos costos por el pago de los y las especialistas médicas deben regularse también los ingresos de los mismos especialistas que se desempeñan liberalmente en el mercado, por una parte, pero por otra se debe aplicar mano fuerte con la evasión fiscal y el cobro de los impuestos a estos profesionales liberales.  Y, al mismo tiempo, mano fuerte con las ausencia y llegadas tardías de las y los médicos especialistas por parte de la CCSS.

Los que vemos desde una perspectiva crítica al capitalismo, reconocemos que el mecanismo de obtención de ganancias por la propiedad privada de medios de producción y trabajo sociales es el que está en crisis, porque estas ganancias ya no representan, en las condiciones históricas actuales, los incentivos naturales que permitían en un mercado ideal, la mejor asignación de esos recursos escasos.  El delirante crecimiento de las ganancias que implica el funcionamiento de este sistema se ha encargado de entablar una alocada carrera hacia la sobreproducción y hacia el enriquecimiento de los más ricos.

Acerca de sreuben

Economista y Sociólogo
Galería | Esta entrada fue publicada en Enonomía de Costa Rica, Política Costa Rica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s