Tomar a los banqueros como chivos expiatorios de la crisis es un craso error


-Servio Escudrojo-

        

         Se ha convertido en lugar común el recurrir al señalamiento de la codicia de los financistas cuando se trata de identificar los orígenes de la crisis económica actual.  Y no solo lo expresan así las y los políticos y periodistas quienes buscan etiquetar las situaciones para lograr explicaciones sencillas y fáciles de trasmitir, sino que incluso connotados economistas como Krugman, Stiglitz y otros como el mismo Greenspan[1], recurren a esta idea para explicar el derrumbe del sistema económico actual.

           Yo creo que esta explicación es extremadamente simplista y no contribuye para nada a aclarar los verdaderos orígenes de la crisis, obscureciendo de paso, cosa de la mayor trascendencia, la identificación de soluciones efectivas.  Más aún, la gente ha ya identificado unos chivos expiatorios que son los mercados financieros y los grandes bancos, ellos son los grandes culpables del desempleo, de la desigualdad, de la pobreza, del remate de propiedades a medio pagar, del desfalco de los fondos de pensión, etc.

No conviene para la solución de la crisis esta confusión

           Independientemente de la acción importante que desempeña el sistema financiero en el funcionamiento de una economía basada en el dinero –que no vamos a analizar en este artículo porque requeriría alargarlo hasta el cansancio (y no estamos para pasarnos muchas horas pegados a estos espacios)–, esta visión popular de chivos expiatorios no conviene si se piensa en que las soluciones a la crisis actual deben ser democráticamente tomadas, lo que requerirá un conocimiento mucho más preciso de las causas de la crisis por parte de las grandes mayorías.

           La simplificación de la codicia de los banqueros y financistas no ayuda a entender la situación ni tampoco a visualizar y apoyar las medidas que realmente requiere el sistema de producción y distribución social para salir del atolladero en que está metido.  Medidas que deberán contar con el respaldo de las grandes mayorías porque implican transformaciones en la estructura de distribución del producto social, en el ejercicio y gestión del poder público, en la propiedad de los medios de producción y trabajo de que dispone la sociedad y en muchas costumbres arraigadas en la cultura popular.

           A todos debe quedarnos claro que castigar a los banqueros no nos va a sacar de la crisis.  Ellos son nada más que la expresión financiera de los grandes capitales; o una forma particular en la que estos grandes capitales se manifiestan dentro del proceso complejo de valorización del capital.  Cierto es que la desregulación de sus actividades, el permitirles un uso indiscriminado del mecanismo bancario o del apalancamiento, ha contribuido al desarrollo de la crisis, pero es un error pensar que éste factor ha sido la principal causa de ella.

La concentración y centralización de la propiedad de los medios de producción y trabajo

           Nos parece, más bien, que es absolutamente necesario explicar la crisis por el extraordinario proceso de concentración del capital en relativamente pocas manos.  Este proceso que Marx describió como el de “concentración del capital” y el de “centralización del capital” es el que debe entenderse como en la mera base del desenvolvimiento de la crisis económica actual.  La concentración del capital se lleva a cabo cuando un grupo de empresas posee una proporción muy grande del capital del ramo; de manera que los medios para producir los bienes en ese ramo, está altamente concentrado en esas empresas, permitiéndoles así controlar asociadamente la tasa de ganancia de su capital invertido.  Y la centralización del capital es el fenómeno por el cual, esas empresas están controladas por un grupo relativamente pequeño de propietarios.

           Los últimos 30 años han estado caracterizados por una intensa concentración del capital como resultado de la ampliación del proceso de acumulación de capital a escala global.[2]  Paradójicamente, la ampliación del mercado a esa escala, que debió haber abierto la competencia con la incorporación de nuevos productores de otras latitudes, se convirtió en la ampliación del coto de caza del capital central, como resultado de una velocísima carrera de compras y adquisiciones de pequeñas, medianas y grandes empresas, hasta conformar enormes conglomerados o corporaciones que lograron dominar los principales ramos de la producción globalizada.

           No es casual pues, que la crisis se manifieste justamente en las economías centrales, que pierden con esa transformación la consistencia estructural que requiere el capital para organizar aunque sea trastabillando, la producción y la distribución de la producción a escala nacional.[3]  El “síntoma financiero” es pues nada más que una forma en que se manifiesta la contradicción estructural del rompimiento del sistema de mercado por la concentración y centralización del capital.  Con ella, el mercado deja de funcionar como un mecanismo eficiente y eficaz de asignación de los recursos escaso en las necesidades sociales, expresando más bien los intereses de valoración del capital invertido por las grandes corporaciones (El rompimiento de la correspondencia entre valor y precio…)

La gestión democrática de los medios de producción y trabajo y del capital financiero

           Las medidas pues, que habrá que tomar para comenzar a encausar la actividad económica por la senda de la estabilización pasan inevitablemente por la “redistribución”, si se quiere, de la propiedad concentrada y centralizada de los medios de producción y trabajo que las corporaciones escamotearon a las naciones y sus pueblos.  Desde luego, esa concentración que también se había dado en el sector de las finanzas, tendrá que revertirse con un proceso de redistribución de sus activos o bien con la gestión de ellos en función de los intereses de las grandes mayorías, para lo cual será necesario su estatización y un cambio importante en la gestión política del Estado y sus instituciones.  El mercado quedará como instrumento de asignación de recursos en aquellos sectores y ramos donde la concentración de la propiedad no haya alcanzado niveles críticos, mientras que la gestión administrada por los trabajadores y oficiales será la forma de gestionar aquellas empresas que hayan alcanzado el famoso estado del “Too big to fail” (Demasiado grande para quebrar).


[1] – Véase el artículo en The New York Review of Books, “The Bust Keep Getting Bigger: Why?” de P. Kurgman y R. Wells, http://bit.ly/mmdNn3 y el libro de J. Stiglitz The Free Fall, America, Free Market and the Sinking or the World Economy, 2010, W.W.Norton and Co., New York.  Greenspan asoció el fenómeno que el mismo denominó “irrational exuberance” con la codicia de los banqueros http://bit.ly/rcIVMB

[2] – Pueden verse trabajos como los de Joe S. Bain “Changes in concentration in manufacturing industries in the United States 1954- 1966: Trends and relationship to the levels of 1954 concentration” http://www.jstor.org/pss/1926318 para una visión histórica del proceso de concentración de capital, el de James Petras Global Depresión and Regional Wars, 2009, http://petras.lahaine.org/?p=1785 para una visión sobre los efectos políticos de la concentración del capital, el informe de UNCTAD “World Investment Report 2000: Cross Border Mergers and Acquisitions and Development”, donde se analizan las grandes corporaciones creadas por vía de las compras y adquisiciones, William F. Shughart II, “Industrial Concentration”, The Concise Encyclopedia of Economics, http://www.econlib.org/library/Enc/IndustrialConcentration.html para una definición del concepto.

[3] – Reuben Sergio “La crisis económica actual una visión desde la Economía Política”, 2009, Revista de Ciencias Económicas, Universidad de Costa Rica, pp.71-103. http://bit.ly/auI085

Otras lecturas en el BlogEscudrojo

Anuncios

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Galería | Esta entrada fue publicada en Crisis del capitalismo, Economía de las Transnacionales, Economía global y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s