Una revaluación del colón y sus efectos


El tipo de cambio y nuestros socios comerciales

Servio Escudrojo

 

Un fenómeno muy interesante que surge del análisis del comportamiento a la baja del tipo de cambio de nuestro colón con el dólar estadounidense, es el ilustrado en el gráfico No.2 del comentario anterior.  Ahí podemos ver cómo en el último quinquenio nuestras exportaciones a los Estados Unidos, en vez de ser crecientes han tendido si no a la baja, al menos al estancamiento; mostrando un rendimiento por debajo del presentado por nuestras exportaciones al resto del mundo, particularmente a la América Latina.  Esa tendencia queda mejor ilustrada y refrendada con el comportamiento de nuestras exportaciones bajo el régimen de Zonas Francas (cuyo principal destino es el mercado norteamericano) que pierde, en ese período, 4 puntos porcentuales (-7%) con relación al valor total exportado por el país.

1.         La caída de nuestras exportaciones hacia los Estados Unidos de América

Ese resultado es sorprendente, sobre todo si se toma en cuenta la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, que —al menos así lo aseguraban sus promotores— iba a impulsar nuestras ventas al mercado norteamericano.  Y refuerza nuestra conclusión de que mantener artificialmente el precio del colón con el dólar está perjudicando, ya no solo a los sectores que producen para el mercado nacional, si no, más aún, a aquellos que están exportando principalmente al resto del mundo.  La política cambiaria del Banco Central está así favoreciendo las tasas de ganancia de un grupo de productores, mientras el resto de los productores y todos los consumidores estamos subvencionándolas.

“… toda la transformación del ordenamiento legal, que implicaron las leyes de implementación del TLC […] puede llegar a constituir, si no lo está haciendo ya, un severo entrabado para el desarrollo de nuestra economía y su articulación con los mercados globales.

Una conclusión parcial que estos datos nos permiten sacar es que el mercado estadounidense no ofrece las mejores oportunidades para fundar una restructuración de nuestra economía de cara a las tendencias fundamentales de la economía global —como ya se había señalado en el debate sobre el TLC.  Y que toda la transformación del ordenamiento legal, que implicaron las leyes de implementación del TLC impulsadas a golpe de tambor por la administración Arias Sánchez, puede llegar a constituir, si no lo está haciendo ya, un severo entrabado para el desarrollo de nuestra economía y su articulación con los mercados globales.

2.        América Latina como nueva socia comercial

Asimismo, parece de rigor ante esos datos, la refundación de una política de comercio exterior orientada hacia los mercados latinoamericanos, en el marco de un movimiento que adquiere mayor relevancia en los últimos años con el crecimiento del MERCOSUR y las iniciativas comerciales, monetarias y financieras entre Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Venezuela, Ecuador, etc.  Este gobierno, y si no es este a más tardar el próximo, debe plantearse con todas seriedad la incorporación del país a esas nuevas instancias que ofrecen oportunidades de gran importancia para nuestro desarrollo; a riesgo de quedar entrampado en una zona comercial y económica en estancamiento (Estados Unidos, México, Colombia, ¿Perú?).

3.        Las zonas de importación y la capacidad competitiva de nuestros productores.

El otro tema al que queremos referirnos en este análisis sobre los efectos de una revaluación del colón frente al dólar EUA, y que deliberadamente lo hemos dejado para este momento por no querer darle la importancia que otros análisis le han dado (y no porque no lo tenga en sí mismo, sino porque la revaluación no lo implica necesariamente como veremos) es el de la competencia de los productos importados con  los productores nacionales.

Está claro que la revaluación del colón determinará una reducción relativa de los precios de los productos importados.  Al menos así lo asegura la teoría del mercado, y nosotros creemos que la competencia que esta teoría supone, aunque altamente imperfecta en algunos sectores, tiene capacidad de afectar los precios de dichos productos.  Por tanto, la revaluación del colón ante el dólar reducirá los precios de aquellos productos (nuevamente hay que hacer la salvedad hecha en el primer comentario) que han sido producidos en sociedades dolarizadas, no así del resto de los productos importados.  Es el mismo fenómeno que analizamos en   el primer comentario con respecto a los mercados de nuestras exportaciones.

Si analizamos el comportamiento de nuestras importaciones obtenemos los siguientes resultados. 

          Fuente: Anexo

Una primera conclusión que surge es que la distribución de las importaciones es mucho más homogénea entre las distintas zonas que las exportaciones; lo que quiere decir que las distintas zonas participan con partes parecidas del total de las importaciones, de manera que las zonas dolarizadas no son tan importantes como en el caso de las exportaciones.  Pero en segundo lugar, muy interesante observar, que mientras en el mismo período la participación de los Estados Unidos como destino de nuestras exportaciones es constante, la participación de los productos estadounidenses en nuestras importaciones aumenta, y es de la única zona que aumentamos importaciones, incluso en el año de profundización de la crisis, cuando, por el contrario, las importaciones de todas las otras zonas (excepción hecha de Asia) decrecen.

Esto dice claramente que los instrumentos de comercio exterior que posee el país son asimétricos en este momento, asimetría que está favoreciendo claramente las importaciones norteamericanas. 

“… uno no acaba de comprender la lógica de una apertura asimétrica de mercados, mientras se buscan regular para evitar sus efectos deletéreos, con una política cambiaria conservadora.”

Es preciso por tanto corregir esas asimetrías originadas en las negociaciones del TLC, abriendo revisiones sustantivas en conjunto con el resto de los países firmantes, y no tener que recurrir a subterfugios cambiarios, con graves efectos para el desarrollo de nuestra estructura productiva y el bienestar de nuestra población, para cerrar los portones dejados mal atrancados por nuestros y nuestras negociadoras del TLC.  Al tomar cuenta de esta situación uno no acaba de comprender la lógica de buscar una apertura asimétrica de mercados, mientras se tienen que regular para evitar sus efectos deletéreos, con una política cambiaria conservadora.

Finalmente, de la misma manera que nuestros productores exportadores lograron, hasta cierto punto, adquirir el conocimiento técnico y comercial para competir en el mercado internacional, podemos igualmente pensar que nuestros productores para el mercado interno lograrán adquirir esos conocimientos para competir en nuestro territorio con los productos importados.

Más aún, una revaluación del colón debiera tener el efecto en nuestra estructura productiva, […] de favorecer la renovación de nuestro parque industrial y ampliar la acumulación de capital fijo de nuestras empresas públicas y privadas.

Quedan aún en manos del Estado algunas instituciones e instrumentos de desarrollo que permiten el apoyo logístico, financiero y técnico de nuestros productores para el mercado doméstico, que tendrán que renovarse y fortalecerse para que cumplan con esta tarea.  

 Más aún, una revaluación del colón debiera tener el efecto en nuestra estructura productiva, si nuestra burguesía y nuestros directores de instituciones públicas fuesen realmente emprendedores, de favorecer la renovación de nuestro parque industrial y ampliar la acumulación de capital fijo de nuestras empresas públicas y privadas.

4.        Anexo

 

Tabla No. 1

Costa Rica: Participación de las distintas zonas comerciales en el total de las importaciones

 

 

2005

2006

2007

2008

2009

2010

 

 

 

 

 

 

 

América Latina y el Carb.

20.78%

21.90%

22.19%

23.15%

20.44%

16.68%

Canadá y México

5.40%

5.43%

6.27%

6.90%

6.98%

6.83%

USA

19.69%

19.43%

22.24%

24.29%

25.79%

28.01%

Europa

8.97%

8.65%

8.85%

8.37%

7.60%

7.87%

Asia

9.04%

9.62%

11.58%

12.46%

11.41%

13.20%

Resto del mundo

0.83%

0.86%

0.99%

0.60%

1.74%

1.38%

Zonas Francas+Reg .Esp.

35.29%

34.12%

27.88%

24.23%

26.04%

26.04%

Totales

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

Fuente: Banco Central, Indicadores económicos, Comercio exterior, importaciones por zonas comerciales.

Anuncios

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Galería | Esta entrada fue publicada en Crisis del capitalismo, Enonomía de Costa Rica y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una revaluación del colón y sus efectos

  1. Pingback: Una revaluación del colón y sus efectos | Blog Escudrojo | E-Commerce Center

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s