Por qué debe bajarse la banda inferior del tipo de cambio


La tendencia general a la devaluación del dólar y nuestra economía

Por qué debe bajarse la banda inferior

Servio Escudrojo

1. La caída del valor del dólar

El Banco Central (BCCR) ha tenido que intervenir en el mercado de divisas varias veces en los últimos meses para evitar que el precio de dólar baje por debajo de la banda inferior de los 500 colones por dólar; a tal punto que ha casi alcanzado la meta de la política monetaria de este año, comprar 600 millones de dólares, a escasos cuatro meses del inicio de éste; quedando el banco sin ese instrumento de política cambiaria para el resto del año.

La afluencia al país de dólares en forma de inversión extranjera directa y en otras formas de transferencias de capital es tan alta que la política cambiaria del BCCR se ha visto imposibilitada para equilibrar el tipo de cambio con la oferta de dólares.

El efecto directo de este fenómeno es el de una revaluación del colón con respecto al dólar y a todas las monedas dolarizadas –cada vez menos dicho sea de paso, por la tendencia a la depreciación del valor del billete verde observada en los últimos años (Véase Gráfico No.1).

Gráfico No.1 Índice del valor del dólar con respecto a una canasta de monedas internacionales, 2002-2011.

( valores cuatrimestrales)

Fuente: The Wall Street Journal

http://online.wsj.com/mdc/public/npage/2_3050.html?symb=&sid=3044712&page=us&sQuote=0&symbChange=aaaaa~0&time=10yr&freq=3mo&DrawChart.x=43&DrawChart.y=14 startdate=Start+Date&enddate=End+Date&type=64&compidx=aaaaa~0&comp=Enter+a+symbol&ma=0&maval=100&lf=16384&lf2=4&lf3=1024

2. Los efectos en nuestra economía

Una polémica que esta situación ha desatado, es la relacionada con el efecto de dicha revaluación sobre los precios de los productos de exportación nuestros, que al producirse en colones y venderse en dólares, tienden a aumentar con respecto a aquellos de productos que se producen en ambientes dolarizados. Pero si se analiza desde el punto de vista del valor, el argumento de la reducción de la capacidad competitiva de nuestros productos por sus relativos altos precios, cae por su propio peso, ya que esto es solo cierto para aquellos productos que compiten en mercados dolarizados, mientras que el resto de los productos que se venden en otros mercados no se ven afectados de esa manera.

Desde luego, el precio en dólares de nuestros productos de exportación aumentará, pero ese aumento sólo será significativo en términos de reducción de su demanda y consumo en aquellos países dolarizados, mientras que en los que han dejado variar el valor de su moneda con respecto al del dólar, el precio relativo de esos productos en euros o en yenes o, incluso en yuanes por ejemplo, se mantendrá sin variación significativa, dejando sin efecto real el alza aparente de los precios. De esa manera, la competitividad de nuestros productos sólo se verá afectada fundamentalmente en el mercado norteamericano, mientras que en el resto de los mercados no.

El comportamiento más reciente de nuestras exportaciones muestra unas tendencias en la dirección de un aumento significativo de exportaciones hacia América Latina y levemente hacia Europa, mientras que hacia los Estados Unidos la tendencia es de estancamiento (Gráfico No.2, para las Zonas Francas el eje es el derecho).

Fuente: Vease Anexo

Aclarado esto es im­por­tante advertir que, por el contrario, si de­valuá­ra­mos nuestra mo­neda a la par que lo hace el dólar con respecto al resto de las monedas mundiales, lo que haría­mos es vender nuestros productos a un precio más bajo de lo que realmente nos cuestan, o bien, de lo que vale nuestro trabajo. Estaría­mos subvencio­nando con nuestro esfuerzo y nuestros recursos naturales renovables y no renovables, al resto de los consumidores mundiales. Y más aún, estaríamos dejando en manos de los exportadores y comerciantes del turismo, muchos de esos recursos que, en realidad, son el resultado del esfuerzo del resto de los sectores productivos del país.1

La afluencia de capital constatada en los últimos años, si seguimos lo que dice la teoría del mercado, es el resultado de un conjunto de condiciones sociales, económicas y políticas que hacen atractiva nuestra economía para el inversionista extranjero y para el capital internacional. Y esas condiciones precisamente valen y deben cobrarse en el valor de los bienes y servicios que producimos.

Más aún, no debemos perder de vista que esa afluencia de dólares es parte de la reestructuración que está produciendo la crisis actual en la economía internacional, y que contraponerse a esta dinámica con políticas económicas o monetarias, puede ocasionar severas consecuencias en nuestra estructura productiva que originarán luego rezagos estructurales que limitarán nuestra capacidad de articularnos debidamente con el mercado mundial.

De manera que parece conveniente desde todo punto de vista, permitir que esta afluencia rediseñe nuestra estructura productiva y de servicios de acuerdo con las nuevas necesidades de la acumulación internacional de capital. Pero claro, este es un proceso que requiere tiempo, puesto que implica el traslado de recursos invertidos hoy día en sectores menos rentables como algunos destinados a exportar a los Estados Unidos, hacia sectores más rentables; y conlleva, como se comprenderá, la reubicación y hasta capacitación de los trabajadores desplazados por tales movimientos; procesos imposibles de llevar a cabo en los pocos meses que lleva la revaluación del colón.

3. La política cambiaria

El señor Rodrigo Bolaños, presidente del Banco Central, ha expresado el viernes 15 de abril http://bit.ly/gFOC7T, probablemente sin considerar todos los aspectos en juego, que el Banco Central continuará comprando dólares incluso por encima de la cuota de los 600 millones de dólares fijada en su política monetaria del 2011. Desde luego, de continuar con esa actitud estaría incumpliendo su compromiso con el resto de los sectores productivos y comerciales del país, que contaban con la seriedad de esa política sobre la cual habían hecho sus proyectos productivos, y favoreciendo indebidamente a un grupo de empresarios sobre el resto.

La alternativa más inmediata y más sensata ante esta situación, es consentir una mayor revaluación del colón ante el dólar, de manera de permitir al mercado fijar una relación más equilibrada entre ambas monedas. El reglamento del Banco Central autoriza modificar las bandas dentro de las que puede flotar el precio del dólar en colones, por lo que a esa institución le es perfectamente legal bajar la banda ahora fija temporalmente en los 500 colones por dólar, a una cota menor; dejando mayor espacio para que el mercado encuentre su equilibrio. Evitando así, por demás, el abultamiento innecesario de nuestras reservas internacionales en una moneda que está perdiendo valor rápidamente.

En otros comentarios discutiré por qué la tendencia al declive del valor del dólar no es un fenómeno especulativa o pasajero, sino, por el contrario, es el resultado de los desajustes estructurales de la economía norteamericana. Y por qué las importaciones más baratas no tienen porqué debilitar nuestra estructura productiva.

4. Anexo

  1. Costa Rica: Distribución relativa del valor FOB de las exportaciones en las distintas regiones

USA

AméricaLat

Europa

Zona Franca

Resto

2005

13.03%

16.88%

9.59%

58.05%

2.45%

2006

13.14%

16.77%

10.07%

57.76%

2.27%

2007

12.19%

16.82%

9.74%

58.94%

2.30%

2008

12.44%

18.55%

11.06%

55.42%

2.53%

2009

12.26%

17.94%

10.89%

56.50%

2.41%

2010

12.90%

18.91%

11.18%

54.05%

2.95%

Fuente: Banco Central, elaboración para la investigación.

1 – Cuando en la década de los años 80 del siglo pasado, se decidió, como política de desarrollo nacional, trasladar esos recursos al sector exportador y del turismo, se hizo con el objetivo de fortalecerlos en vista de un proceso articulación de la economía nacional con el mercado mundial; después de casi 30 años de esa política, es absolutamente indispensable repensarla y evaluarla, con el objeto de equilibrar nuestra estructura económica en función de los aportes efectivos de todos los sectores productivos y las nuevas condiciones de la economía mundial.

Anuncios

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Galería | Esta entrada fue publicada en Crisis del capitalismo, Economía global, Enonomía de Costa Rica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s