Una consideración sobre la crisis de la sociedad multicultural europea


Servio Escudrojo

El paulatino abandono del proyecto de sociedad multicultural en algunos países europeos (o cuanto menos su denuncia en el discurso oficial), tales como Francia, Alemania, Inglaterra –en orden cronológico por las declaraciones de sus líderes políticos–, puede pensarse como la expresión de la dificultad (cuando no imposibilidad) de estas organizaciones de crear una sociedad organizada con un conjunto de ciudadanos de distintas culturas.  Y, por tanto, parece mostrar la necesidad que tienen tales organizaciones de contar con una unión de individuos que constituyan una nación.

La nación (como se concibe en occidente) es el fenómeno por el cual los individuos de una comunidad aceptan y respetan desde una forma de comunicación básica como es una lengua oficial, pasando por deberes y derechos ciudadanos, creencias religiosas básicas, principios éticos y morales, y usos pedestres tales como, unidades de peso y medida comunes, moneda común, normas y leyes de contratación, reconocimiento y regulación de la propiedad privada y pública, hasta alcanzar sublimarse en sí mismos en los valores del nacionalismo patriótico por los que, pertenecer a determinada nación, implica el respeto y exaltación de sus valores y costumbres aun cuando no gusten.

La presencia de estos conjuntos de valores, usos, costumbres e instituciones nacionales son los que permiten la comunicación social, la convivencia, la dinámica social que dan vida a la sociedad civil, a la ciudadanía; fundamento de la organización social misma, de su trabajo y esfuerzo colectivo, del logro de sus objetivos.

Las sociedades europeas, pues, requieren de esas condiciones para poder continuar su existencia y pervivencia en el tiempo; la existencia de múltiples minorías culturales y nacionales distintas en el seno de su base social rompen esa comunicación, impiden la convivencia entrabando la generación de una sociedad civil requerida para asegurar el avance de estas sociedades por lo causes históricos que habían definido.

Es cierto que algunas de estas naciones institucionalmente constituidas contienen a su vez grupos nacionales que se distinguen por hablas, usos y costumbres propios, hasta alcanzar ciertos grados de autonomía de los poderes e instituciones nacionales que las congregan, para determinar formas de participación política, gobierno y organización social particulares.  Mas estos comportamientos autónomos son tolerados y admitidos mientras no contravengan los principios, valores e instituciones más generales que garantizan el cabal funcionamiento de la sociedad civil general.

Así, el problema que se está presentando para estos países, no parece ser la presencia de grupos culturales relativamente heterogéneos, si no la presencia de una población profundamente distinta, cuyo comportamiento social se distingue radicalmente de las normas y costumbres generales aceptadas por las sociedades; creando lo que podemos llamar una crisis de su sociedad civil, bloqueando la comunicación social y haciendo más difícil su gobierno.  Pueden verse otros comentarios míos asociados a estos temas en la página “Pensamiento secular colectivo” en este mismo blog.

Para nosotros el origen de esta situación se encuentra en el hecho de que el aparato productivo de estas organizaciones, concentrado a nivel nacional, requiere de contar con mano de obra cada vez más abundante y de bajo costo, la que sólo puede encontrar en regiones cada vez más lejanas y más “extrañas”, atrayéndola al interior de sus fronteras.  Y generando sociedades multiculturales altamente heterogéneas.

La otra opción para resolver esa contradicción, sin tener que recurrir a la inmigración de mano de obra, es la exportación de sus capitales; que es el movimiento de globalización de la acumulación de capital que estamos viendo desde finales de los años 70 del siglo pasado.  Pero esta opción tiene consecuencias difíciles de sortear para estas naciones, y la principal es la pérdida de fuentes de trabajo para una parte aún importante de su propia población que sigue siendo obrera, o que, por su formación, no pueden desempeñarse en los nuevos puestos y en las nuevas actividades que abren las inversiones ultramarinas en las urbes de los países centrales.  Y desde luego requiere, esta propuesta, la configuración internacional de condiciones comerciales y de derechos de propiedad, amén de las de valorización del capital, semejantes a las que existen en sus sociedades.  Empresa ciertamente titánica de llevar a cabo.

Por tanto, no obstante el avance en la globalización de su proceso de acumulación de capital, estas sociedades no pueden evitar paralelamente ser la meta de una inmigración extensa y variada de mano de obra.

La crisis de la sociedad civil generada por la necesidad de mano de obra abundante y barata por el sistema capitalista no es pues, a nuestro manera de ver, solo el resultado de la inflexibilidad cultural de los países del centro, sino también el resultado de la inflexibilidad de las relaciones de producción del capital.  Que no pueden ser reguladas en función de los intereses de la convivencia sino que se ven dominadas por los intereses de la acumulación capitalista.

Anuncios

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Galería | Esta entrada fue publicada en Economía de las Transnacionales, Economía global y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s