Los derechos fundamentales del individuo y el derecho a poseer


Consideraciones entorno al secreto bancario

Servio Escudrojo

Los argumentos de quienes defiende la preservación del secreto bancario son dos, uno la protección del patrimonio del ciudadano ante la autoridad del Estado y dos, el resguardo de la intimidad, de la libertad y de la privacidad de las comunicaciones entre los individuos.

Para justificar sus argumentos traen a colación el Artículo 24 de nuestra constitución con lo que pretenden asimilar la libertad de circulación y de comunicación entre los ciudadanos, a la libertar de acumular dineros no declarados, o la libertad de hacerse de dineros no obtenidos conforme al ordenamiento jurídico del país.  Obviamente son dos cosas totalmente distintas.

Esa ficción ocurre entre las personas que no pueden distinguir entre la posesión de dinero y lo que esto representa (apropiación privada de valor social), y las libertades fundamentales del ciudadano.  Confunden dos cosas totalmente distintas. La primera es una situación que surge dentro de un determinado sistema social; es un derecho que podemos definir como secundario debido a que no atiende a las libertades fundamentales del individuo.  Apropiarse de valor social y acumularlo es permitido en tanto y en cuanto no afecte la distribución de éste a escala social.

El derecho a poseer no es lo mismo que el derecho a ser. El derecho a poseer es un derecho que surge de la disposición de la comunidad de permitir apropiaciones personales de determinada cantidad de recursos sociales escasos, mientras que el derecho a expresión, por ejemplo, es un derecho sobre un recurso no escaso, la libre expresión del pensamiento individual (por eso los medios de expresión del pensamiento –que sí son escasos– deben ser preservados de manera que permitan la expresión de la voluntad de la totalidad de los ciudadanos).

Finalmente, impedir que el Estado observe la apropiación y acumulación individual de recursos sociales escasos, es anteponer un derecho secundario a uno primordial, cual es el de garantizar el bien común.  El que el Estado esté en mejor capacidad de llenar ese objetivo que los individuos independientes es tan cierto como lo comprueba la existencia misma del Estado como ordenador superior de la vida social. Si no fuera cierta esta aseveración, el Estado no hubiera nunca sido inventado por la humanidad.  El Estado existe porque es el medio más eficaz, hasta ahora, de ordenar la vida social. El secreto bancario es un rompimiento de la prelación de derechos. Es poner uno de menor rango sobre otro de mayor rango.

Anuncios

Acerca de escudrojo

Un libre pensador: Crítico de una sociedad en la que el capital organiza la vida Blog Escudrojo por Servio Escudrojo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.escudrojo.wordpress.com.
Esta entrada fue publicada en Economía global. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s